Los países y las culturas que peor cocinan la gastronomía italiana

1410
Un italiano es obligado a mirar por primera vez con horror cómo se agrega piña a una pizza - 1914, Brooklyn, Nueva York

Si hay alguien más susceptible que los valencianos con la paella, estos serán probablemente los italianos con su comida típica. Algo hemos tenido que aprender a plomo en cuentas de Twitter como la de Italians Mad at Food. Y si tenemos amigos italianos, más de uno se habrá dado cuenta de las ¿razonables? explosiones de indignación que sufren cada vez que ven unos carbonara con nata, una pasta de marisco con queso o una pizza con piña.

Una nueva encuesta internacional muestra que en otras partes del mundo muchas personas están tratando la cocina de una manera que hará llorar a los italianos. Los españoles hacemos mal la comida italiana, pero no tan horriblemente mal como los alemanes.

Hace unos meses, YouGov compiló una lista de 19 formas en que los extranjeros han sido acusados ​​de abusar de la comida italiana y preguntó a voluntarios en 17 países (incluida Italia) si eran aceptables o inaceptables.

De la lista de 19, los italianos no ven problema a cuatroalmorzar pizza (+89); hacer salsa boloñesa con espaguetis (+81); comer pizza con un tenedor en lugar de con las manos (+69); y comer albóndigas con espaguetis (+58). Las cifras que se muestran son resultados netos, con números positivos que significan que más personas lo consideran aceptable que inaceptable, mientras que números negativos significan que más personas lo consideran inaceptable que aceptable.

tros cuatro son divisivos para los italianos: tener risotto como aperitivo o guarnición (+2); poner aceite en el agua en la que cocinas la pasta (+1); romper los espaguetis secos antes de hervirlos (-1); y agregar pasta a un plato o tazón y luego añadir la salsa después (-4). Sin embargo, todos estos se consideran aceptables en todas partes del mundo, aunque los españoles (-18) y los mexicanos (-17) tienden a estar en contra de romper los espaguetis secos antes de hervirlos.

Ahora viene lo desastroso

Pero 11 conceptos culinarios de la lista son juzgados por los italianos como crímenes contra su cocina nacional. El abuso más angustioso es comer  ketchup con pasta, con una puntuación de -82 en general. Este es uno de los dos únicos delitos alimentarios de la lista que los estadounidenses también dicen que es inaceptable (-48), con los españoles igualmente en contra (-46). Sin embargo, en 11 de los países encuestados, la gente tiende a decir que la pasta y el ketchup mezclan bien, con los indonesios (+76) y los hongkoneses (+79) especialmente entusiastas.

Poner la pasta en agua fría y luego hervirla a la vez que el agua también clava un cuchillo en el corazón de los italianos a -71, lo que la convierte en la segunda violación más grande de la cocina italiana. Esta práctica también es la más despreciada en todo el mundo, ya que solo los encuestados chinos (+16) y hongkoneses (+31) creen aceptable hacerlo.

Los estadounidenses nuevamente tienden a ver esto como un crimen contra la comida italiana (-14), aunque es mucho más probable que moleste a las personas en España (-41), Francia (-39) y Alemania (-39).

Tener piña en una pizza, la base de la típica ‘hawaiana’, es la tercera peor cosa que le puedes hacer a la cocina nacional, según los italianos (-63). Sólo en Francia, sin embargo, la gente tiende a estar en desacuerdo (-15).

Tener pasta como guarnición molesta a la cuarta mayoría de los italianos (-55) pero marca lo peor para los italianos que las personas en todos los demás países y regiones encuestados dicen que está bien. Los polacos son los menos propensos entre el resto del mundo a decir que es aceptable, pero incluso aquí obtiene una puntuación de +26 en general. Los franceses son los más fans de comer pasta como acompañamiento (+74).

Desacuerdos generacionales

Otras prácticas mal vistas en Italia pero generalmente aceptadas en todas partes son enjuagar o enfriar la pasta cocida con agua fría; beber capuchino después de una comida italiana; y comer pan de ajo con pasta.

Pero los mismos italianos viejos y jóvenes también están en desacuerdo sobre algunas reglas alimentarias Los resultados muestran cambios en las actitudes generacionales dentro de Italia hacia las prácticas culinarias nacionales. El mayor viene con beber capuchino después de una comida, algo que los italianos de 18 a 24 años tienden a pensar que está bien (+24), pero que los grupos de mayor edad, y especialmente los mayores de 55 años (-36), dicen que es inaceptable.

Los italianos jóvenes también son sustancialmente más propensos que sus pares mayores a decir que comer pan de ajo con una comida de pasta, agregar pasta simple a un plato o tazón y luego agregar la salsa después, y tener risotto como aperitivo o guarnición está bien.

Al mismo tiempo, los italianos más jóvenes parecen haberse opuesto a agregar aceite al agua al cocinar pasta. Los de 18-24 (-37) y 25-34 (-26) tienden a considerarlo inaceptable, mientras que sus mayores lo ven bien (+12 entre los de 55 años y más).

Por: Magnet