Los perros guardan en la memoria las acciones de sus dueños

"Los resultados de nuestro estudio pueden ser considerados como un paso más para romper las barreras artificiales entre los animales no humanos y los seres humanos", dice Claudia Fugazza, del Grupo de Investigación Comparativa de Etología de MTA-ELTE en Budapest, Hungría.

306

Los perros comparten con los seres humanos la denominada “memoria episódica” y pueden recordar las acciones complejas de una persona incluso cuando no esperan que se les evalúe ese recuerdo. “Los resultados de nuestro estudio pueden ser considerados como un paso más para romper las barreras artificiales entre los animales no humanos y los seres humanos”, dice Claudia Fugazza, del Grupo de Investigación Comparativa de Etología de MTA-ELTE en Budapest, Hungría.

“Los perros están entre las pocas especies que la gente considera “inteligentes”, y aún así nos sorprendemos siempre que un estudio revela que los perros y sus dueños pueden compartir algunas habilidades mentales a pesar de nuestra lejana relación evolutiva”, añade la investigadora, que ha publicado su estudio en Current Biology. La evidencia de que los animales no humanos usan memoria tipo episódica ha sido difícil de conseguir porque no se puede preguntar a un perro qué recuerda, por lo que en este trabajo los investigadores aprovecharon un truco llamado “Haz lo que hago”.

Los perros fueron entrenados para hacer lo que hace una persona mirándole mientras realiza una acción y luego haciendo ellos lo mismo. Primero, entrenaron a 17 perros para imitar acciones humanas con el método de entrenamiento “Haz lo que hago” y luego hicieron otra ronda de entrenamiento en la que los perros fueron entrenados para acostarse después de ver la acción humana, sin importar lo que fuera.

Los canes tienen memoria episódica

Después de que los perros habían aprendido a acostarse con fiabilidad, los centíficos los sorprendieron diciendo “Hazlo” y los perros lo hicieron. En otras palabras, los perros recordaron lo que habían visto a la persona hacer, aunque no tenían ninguna razón en particular para pensar que tendría que recordarlo; por lo tanto, mostraban memoria episódica.

Se probó a los perros de esa manera después de un minuto y después de una hora. Los resultados muestran que fueron capaces de recordar las acciones demostradas después de + intervalos de tiempo cortos y largos, pero su memoria se desvaneció un poco con el tiempo. Los investigadores dicen que el mismo enfoque puede muy probablemente ser utilizado y adaptado en una amplia gama de especies animales para comprender mejor cómo las mentes de los animales procesan sus propias acciones y las de los demás a su alrededor.

“Desde una amplia perspectiva evolutiva, esto implica que la memoria episódica no es única y no evolucionó sólo en primates, sino que es una habilidad más extendida en el reino animal” –dice Fugazza–. Sugerimos que los perros pueden proporcionar un buen modelo para estudiar la complejidad de la memoria episódica en un entorno natural, especialmente porque esta especie tiene ventaja evolutiva y de desarrollo de vivir en grupos sociales humanos.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente