Cuántas veces no regañas a tu perro y después te ve como si de verdad jamás lo volvería hacer, (y sí, siempre lo vuelve hacer). Según el científico veterinario Susan Hazel, el hecho de que los perros parecen avergonzados después de que los hemos sorprendido haciendo algo malo, en realidad habla de nuestra relación con los animales, no de su capacidad para sentir emociones complejas como la culpa, no es la forma en que sus cerebros funcionan.

Cualquier  apariencia de culpa o arrepentimiento en los perros, es el resultado de los animales que se han adaptado a vivir con los humanos durante miles de años. Básicamente pretenden actuar de una manera sumisa cuando sus maestros expresan ira  hacia abajo en ellos.

Los perros demostrarán apaciguamiento como el que algunos propietarios interpretan como la culpa. También reaccionan al lenguaje corporal de la persona, así que los perros son genios absolutos en saber lo que pensamos, incluso antes de conocerlo.

La científica Alexandra Horowitz, un experta en psicología y canina, de la Universidad de Columbia en los EE.UU; realizó un estudio de 2009 interacciones entre propietarios y perros,  registrando después de que los animales habían quedado solos en una habitación con golosinas. Las grabaciones entre los perros y los propietarios fueron reveladoras:

La “mirada culpable” es el problema, ya que no es lo que parece. Un perro mueve las orejas abajo, se aparta, pone la cola baja entre las piernas o simplemente escapa cuando fue acusado de un delito.

El ‘look’ que puso la mayor parte cuando los perros fueron regañados, fue con la llamada  ‘mirada sumisa’, expresando un tierno “no me castigues por lo que sea que crees que lo hice.”

Una realidad es que es un signo de verdadera angustia en nuestras mascotas, que causa todo tipo de mal comportamiento.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente