Cargando...

Primero: En la noche del 18 de marzo del año 1990, un par de ladrones disfrazados de agentes de policía de Boston (EE.UU) entraron en el Gardner Museum Art y vagaban por las galerías del museo, robaron trece obras de arte. Los ladrones entraron haciéndose pasar por agentes de la policía de Boston y afirmando que estaban respondiendo a una llamada.

Segundo: El robo de diamantes más grande de la historia, fueron 100 millones de dólares robados de la bóveda más impenetrable del mundo, ubicada en Amberes, Bélgica. La bóveda estaba protegida por una cerradura con 100 millones de combinaciones posibles, así como sensores de calor/movimiento, radares, campos magnéticos, y una empresa privada de seguridad de la fuerza. Eso sucedió un 15 de febrero, pero no se precisa el año.

Traigo a colación estos dos robos perfectos que se dieron en diferentes partes del mundo, para recordar también los robos hechos en Colombia al Banco de la República en Cartagena y posteriormente en Valledupar, que algunos críticos los calificaron también como perfectos.

Hay otros robos perfectos que no han entrado todavía al ranking nacional, al internacional y al ranking departamental, distrital o municipal. Y son hasta hoy los robos perfectos hechos al erario en los distritos, municipios y departamentos de Colombia.

Para nadie es un secreto que muchos gobernantes, políticos, funcionarios, veedores y calanchines entre otros, después de haber montado su propio sistema para apropiarse de los dineros públicos, hoy gozan en plenitud de una vida extraordinaria paseándose por las playas, hoteles, casinos y aeropuertos del mundo, disfrutando a mandíbula batiente de los robos perfectos que le hicieron a su distrito, a su municipio, a su departamento o a su nación.

Además de estar disfrutando la vida en compañía de amigos, calanchines y familiares, tienen el cinismo y hasta el descaro de tomarse fotos en sus francachelas y subirlas al Facebook para que todos los veamos abrazados y muertos de la risa en sus respectivos goces como diciendo a quienes los conocemos de auto: me tumbé el billete y qué y qué. Algunos de estos personajes, personajitos y personajotes, antes de formar parte de la administración departamental pasada, algunos dan fe que pasaban por una situación financiera caótica, es decir; andaban con una mano adelante y la otra atrás, pero hoy son los nuevos ricos de la ciudad y del departamento.

También se dice, aunque esto es una mera presunción, que hay un triunvirato conformado por personas que estuvieron en la administración departamental anterior, que están convertidos en socios inversionistas construyendo un edificio en el barrio de manga, no precisan de cuantos pisos, pero que los apartamentos y/o oficinas serán para arrendarlos.

Es de lógica entender, que si esto es cierto, los documentos y escrituras estarían a favor de testaferros, porque de acuerdo a sus habilidades y capacidades delincuenciales, no van a ser tan “mamertos” de poner esa obra a nombre de ellos mismos. De todas maneras hay “sabuesos” investigando para ver si lo que se comenta en los tertuliaderos tiene asidero o no.

Finalizo con este pensamiento: “La honestidad es un regalo muy costoso, no la esperes de la gente barata”.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente