Los secretos que ellas sólo revelan a sus amigas (y jamás a sus parejas)

311

SecretoYa no sabes cuántas veces has leído aquello de que la clave definitiva para que una relación sentimental funcione está en la comunicación, pero parece que a ellas no les acaba de entrar en la cabeza que tienen que hablar con sus parejas y siguen optando por la vía fácil de contárselo a sus amigas. Así lo confirmó un estudio según el cual las mujeres tienen menos probabilidades de ser abiertas a sincerarse con determinados temas íntimos, y no hablamos de su ciclo menstrual o problemas de picores vaginales, sino de sexo.

Los resultado de la macroencuesta realizada por la empresa especializada en salud íntima femenina Balance Activ revelaron que más de un tercio de las mujeres ocultan a sus parejas datos como la cantidad de parejas sexuales que han tenido a lo largo de sus vidas o la asiduidad con la que quieren practicar sexo, con o sin ellos. Temas que ocupan gran parte de la conversación típica de una velada entre amigas.

¿Y a ti que te importa?

Bueno, teniendo en cuenta que una de las conclusiones extraídas del estudio es que en lo relativo a probar algo nuevo en la cama o cumplir un fantasía con su pareja, una de cada cuatro mujeres se lo contaría a una amiga antes que a su pareja, quizás algo sí podría interesarle a quien puede ayudar a satisfacer esos deseos ocultos.

Para la inmensa mayoría resulta complicado e incómodo sentarse frente a sus parejas y hablar claro –que no necesariamente alto– sobre sexo. Y se van a la vía fácil: comentar con sus amigas lo mucho que les atrae la idea de practicar tal o cual postura, disfrazarse o tomar distintos roles en la cama o los posibles problemas sexuales a los que se han enfrentado en una sesión de sexo con sus parejas (esta última probablemente por no dar mayor dramatismo a la situación). Claro que si él no tiene ni la más remota idea… ¿Cómo van a ser órdenes sus deseos?

‘Sí cariño, le conoces’

Puede que no les falte razón en no compartir uno de los puntos más silenciados: el número de ex. Es cierto que esta cifra puede influir bastante en una relación de pareja tanto si es alta –las comparaciones nunca fueron buenas– como si es insignificante –hacer crecer el ego del otro, tampoco es lo más recomendable para disfrutar de una relación estable y feliz entre iguales–.

Este secreto cobra aún mayor sentido cuando las anteriores parejas sexuales aún están presentes en la vida de las mujeres, pudiendo derivar en situaciones incómodas tan fácilmente evitables como no contar si estuvieron con fulanito o menganito. Y lo saben. De hecho, apenas el 5% reconoció haber compartido con su pareja datos como que en el pasado hubiesen mantenido relaciones sexuales con algún antiguo jefe. Claro que, como cabría esperar, el 33% sí que contó el escarceo extralaboral, y en su momento, a sus confidentes habituales: los amigos.

¿Para qué están las amigas?

Cerca del 40% de las mujeres reconocieron que a menudo comparten con sus amigas con qué frecuencia practican sexo con sus parejas, o con personas ajenas: el 25% aseguró que de haber tenido una aventura –o simplemente haberla deseado– se la confesarían a sus personas de confianza, y, ojo, porque el 30% de ellas explicaría con todo lujo de detalles dónde, cómo y con quién ocurrió la infidelidad.

Pero el verdadero motivo que escondía esta investigación, y el resultado que realmente llamó la atención de los expertos en sexología, no es otro que detectar cuando los detalles sobre la vida amorosa pueden suponer un problema real para la pareja. Nada que ver con que se vayan a separar o se cometan infidelidades. La salud sexual cobra una importancia extrema en lo que a las relaciones respecta, y ellas, una vez más, prefieren no contárselo a los interesados.

Peligrosa vergüenza

“A pesar de charlar abiertamente sobre su vida sexual con las amigas, son muy pocas las mujeres que se abren para tratar cuestiones relacionadas con problemas de salud íntimos”,advierte en ‘The Daily Mail’ la televisiva doctora Dawn Harper, conocida por su participación en el famosos programa de Channel 4 ‘Embarrassing Bodies’ –emitido en la cadena Discovery Health en nuestro país con el nombre de ‘Cuerpos Embarazosos’– y actual embajadora de la marca autora de la investigación.

De hecho, según los datos del estudio, ni siquiera un 20% de las mujeres habla sobre el tema con sus amigas y sólo un 6% con sus parejas. La vergüenza y el miedo al rechazo aparecieron como las causas principales para evitar hablar de estos problemas, y al menos una de cada diez aseguró que creía que sus amigos y conocidos le juzgarían en incluso ‘dejarían de hablar por completo’ si sacasen la conversación.

Sin embargo, no estamos hablando de secretos inocentes. Determinados problemas o enfermedades vaginales pueden causar problemas en el dormitorio e incluso afectar a la salud del compañero de alcoba. “Esta vacilación para hablar de la salud íntima hace que no resulte sorprendente que casi la mitad de las mujeres no hayan oído hablar de algunas de las condiciones más comunes como la vaginosis bacteriana (VB), enfermedad que afecta a una de cada tres mujeres y puede ser causada por cosas tan cotidianas como la higiene excesiva, el período o incluso el semen, pero a menudo no recibe tratamiento debido a un mal diagnóstico o a que se ocultan”, advierte Harper.

Por lo general la infección no suele causar mayor problema que secreciones vaginales anormales o con un desagradable olor a pescado –de hecho casi la mitad de las mujeres ni siquiera notan ningún síntoma– y se cura rápidamente con un tratamiento de antibióticos. Pero en ocasiones puede conducir a consecuencias graves que incluyen un mayor riesgo de partos prematuros, abortos involuntarios o la posibilidad de desarrollar infecciones de transmisión sexual. De ahí que los expertos insistan en que la rapidez del diagnóstico sea vital. “Esperamos que los resultados de nuestra investigación ayuden a las mujeres a no sentir vergüenza por sus problemas de salud íntima y a comenzar a hablar de ello, pero no sólo con sus amigas; también con sus parejas y con profesionales de la medicina”, relata la experta.