Por primera vez luego de 31 años de suspensión, cinco barcos balleneros operados por seis compañías partieron de las zonas costeras frente a Hokkaido en búsqueda de ballenas minke. Las embarcaciones zarparon temprano por la mañana del día lunes desde puerto de Kushiro.

Desde que se reinició la caza comercial en julio, el Gobierno ha establecido una cuota de 53 ballenas minke hasta finales de año en un intento para evitar la caza excesiva.

Es muy probable que los barcos alcancen su cuota de captura a finales del mes de septiembre. «septiembre es la mejor temporada, cuando se capturan ballenas con mucha grasa. Estoy ansioso por la caza», afirmó Yoshifumi Kai, de 59 años, jefe de la asociación ballenera, según medios locales.

A pesar de las críticas internacionales y la presión por parte de grupos de defensa de derechos de animales, Japón también ha reanudado la caza de delfines en la ciudad costera de Taiji.