Proseguimos con la tercera publicación que realizamos de manera semanal por este medio sobre el estudio realizado por la Facultad de Ciencias de la Administración de la Universidad del Valle, haciendo evaluación al Sistema Municipal de Planeación en las 22 comunas y 15 corregimientos durante cuatro periodos.

Se hace evidente el abandono en que la Administración ha dejado a las organizaciones comunitarias, no están interesados en las comunas sino en el dinero de los territorios. Los líderes de las Juntas de Acción Comunal, Juntas Administradoras Locales y organizaciones que hacen presencia en el escenario de planificación, manifiestan que, no han sido tenidos en cuenta para el debido proceso de los proyectos, pero, la Administración los convoca de manera atropellada para validar sus intereses.

Diferentes líderes cuestionan la labor que se adelanta desde el Comité de Planificación, por considerar que es un espacio que se encuentra amañado a la politiquería, a la búsqueda de intereses personales de sus actores. La profesional especializada que lidera estos espacios en las diferentes comunas, no ha sido la persona idónea para ejecutar la labor y muestra poca voluntad frente a los procesos de planificación. Miembros de la JAL de una de las comunas, objeto del estudio manifiestan la dificultad con este profesional, pues consideran que se les anulo su participación al no ser convocados, ni recibir información relevante y oportuna, motivo por el cual le adelantaron demanda legal por falsificación de firma de un edil para que apareciera aprobado el Plan de Desarrollo de la comuna. En otro territorio, manifiesta este estudio, de la Universidad del Valle, que un profesional especializado cayó en un hecho de corrupción al firmar por un edil que no se encontraba en la ciudad.

La percepción general que líderes de otras comunas tienen de est@s profesionales, es negativa al considerar que, está politizada, poco cualificada, parcializada hacia beneficios particulares. Nunca ha pensado en el verdadero desarrollo de su comuna, continúa sindicalizada y atornillada a su silla, obedeciendo a intereses de algunos Concejales y esto le ha hecho mucho daño al proceso. Por razones obvias del estudio, evitare hacer referencia detallada a todas las irregularidades que tuve que vivir y padecer como edil de la comuna 17 con este sistema de planeación y con la Profesional Especializada, que quedaron plasmadas en resoluciones que no interesaron a las diferentes instancias a las que fueron enviadas.

Por otro lado, miembros del Comité de Planeación de los Corregimientos, perciben la labor del profesional especializado rural como eficiente en el acompañamiento de los procesos de planificación, sin embargo, consideran que se han visto limitados al no contar con las garantías logísticas y administrativas para desempeñar de manera óptima su papel.

Los líderes no vinculados al sistema de planeación, expresan no sentirse representados por algunos comunales, debido al clientelismo, la politiquería, y los intereses particulares que priman sobre los intereses de sus comunidades, siendo los proyectos para contratar y ejecutar, lo único que les interesa a algunos comunales.

La percepción sobre la confianza e imagen del Sistema Municipal de Planeación, hace referencia a espacios mecánicos, viciados, direccionados y muy cerrados en los cuales siempre se critica a los líderes, pero nunca se revisa que está haciendo mal la Administración. El Sistema de Planeación está hecho de manera tal, que los ejercicios participativos por mas buenas intenciones que tengan, terminen fracasando.

Urge una intervención inmediata a la planificación de la ciudad y por ello, desde la Federación de Juntas de Acción Comunal se vienen adelantando conversatorios con el Alcalde para velar y exigir el fortalecimiento de las organizaciones comunales, que fue una promesa de campaña; hasta hoy incumplida por el Alcalde Ospina.

Por: Carlos Arias
Formulador de proyectos con especialización en análisis empresarial, consultor, conferencista, columnista, líder social. asesoriayliderazgo@gmail.com