Llegó el mes de las madres y Royal Enfield destaca a las mamás que todos los días viajan en sus motos con estilo, que nos acolitan la pasión sirviendonos de pato y que se animan a pasear en dos ruedas los fines de semana. Mujeres líderes para la familia Royal Enfield.
Para comenzar, expertos motociclistas tienen algunos consejos para estas madres tengan en cuenta al cuidar sus motos. Revisiones y servicios que pueden hacer desde su casa o sin tener que ir a un taller especializado. Importante, ubicar la moto en una superficie plana, calentar el motor durante algunos minutos y apagarlo.

Lo primordial: revisar el aceite. “se puede comprobar el nivel de aceite por medio del visor – o mirilla – ubicado al lado derecho del motor, el aceite debe estar entre el nivel máximo y el nivel mínimo. También se puede verificar introduciendo limpia la varilla que viene unida al tapón de aceite y retirándola para comprobar que el nivel impregnado en la varilla se encuentre entre los niveles máximo y mínimo allí indicados ”, afirma Mauricio Salazar, Country Manager de Royal Enfield para Colombia.

Segundo, ojo con el líquido de frenos cuidando que no se derrame en la pintura. Salazar de Royal Enfield explica que “debes revisar que el líquido esté por encima el nivel ´min´. En caso de que sea necesario rellenar, retira la cubierta superior y el diafragma, para luego completar el nivel usando únicamente el líquido especificado por el fabricante (DOT3, DOT4, o DOT5)”.

Para las llantas, clave cuidar la presión para que no se generen grietas o un mayor consumo de combustible. El momento de medirlas es cuando estén frías, por lo menos tres horas después de un trayecto. “Así mismo, es importante periódicamente mirar el desgaste de la banda de rodamiento”, explica el Country Manager de Royal Enfield para Colombia.

Guía de regalos

Pero lo más importante para este mes es consentir a la mamá motera y Royal Enfield tiene una guía de regalos con la que seguro las harán muy felices, pues ¿qué tal tomar el café todas las mañanas en un buen pocillo con herencia? O ¿adornarla con un pin de colección limitada que evoque su pasión por las dos ruedas?