Maduro designa un reconocido narcotraficante como vicepresidente

418

En horas de la tarde de este miércoles, el presidente Nicolás Maduro designó como nuevo vicepresidente Ejecutivo de la República a Tareck El Aissami, en sustitución de Aristóbulo Istúriz.

El Aissami es abogado y criminólogo egresado de la Universidad de Los Andes.

En el 2007 fue viceministro de Seguridad Ciudadana. Un año después, se convirtió en ministro de Relaciones Interiores y Justicia hasta octubre de 2012. Ese mismo año se convirtió en Gobernador del estado Aragua.

Sin embargo, no todo es color de rosa. Según un reportaje realizado por el diario Wall Street Journal, El Aissami está involucrado en narcotráfico y lavado de dinero. La información fue revelada por el exgobernador de Aragua Rafael Isea, quien aseguró que

Walid Makled, un narcotraficante que está en prisión, pagó a El Aissami para pasar cargamentos de droga a través de Venezuela.

El trabajo del WSJ también incluye a Diosdado Cabello, su hermano José David Cabello, Hugo “El Pollo” Carvajal, Néstor Reverol y Luis Motta Domínguez.

De todo este panorama, se puede deducir de donde proviene la fortuna de El Aissami, quien ha utilizado testaferros y empresas secretas para comprar aviones privados- dos Gulfstream 200- registrados a ACS International Sales, una empresa de maletín que está basada en el Sur de la Florida.

De acuerdo a lo reseñado por Guisos Rojos, los lujosos aviones rediseñados a un costo de 600.000 dólares con el fin de que los escoltas, cuando viajen con El Aissami, no puedan escuchar las conversaciones del gobernador. Asimismo, aseveran que el Gulfstream de código N452AC ha volado en varias ocasiones a Florida y a República Dominicana.

Podría tener una acusación penal abierta en EEUU

El nuevo vicepresidente de la República de Venezuela, podría tener una acusación penal abierta en EEUU, según información compartida por el periodista Casto Ocando.

Este miércoles, tras conocerse la designación de El Aissami, han sido varios los señalamientos contra el ahora vicepresidente, a quien en el pasado también se le ha relacionado con actividades ilegales.

El nuevo vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami, puede ser el primero en tener una acusación penal abierta en tribunales de USA.

Indicó Casto Ocando.

El periodista de investigación, radicado en EE.UU., agregó que El Aissami es acusado “no sólo de narcotraficante sino de corrupción petrolera”.

10 datos que quizá no sabías sobre el nuevo vicepresidente

1. Tareck Zaidan El Aissami Maddah, conocido políticamente como Tareck El Aissami, es un abogado, criminólogo venezolano egresado de la Universidad de Los Andes (ULA). Nació en Mérida, como el segundo de cinco hermanos de una familia de origen sirio-libanesa.

2. Durante sus años como universitario, llegó a ser presidente del Centro de Estudiantes de Derecho de la Universidad de Los Andes.

3. En el 2005 saltó al ruedo político con el chavismo cuando fue electo diputado a la Asamblea Nacional por su estado natal.

4. En su breve paso por la AN, se desempeñó como vicepresidente de la  Comisión Permanente de Familia, Mujer y Juventud en la que él y otros diputados impulsaron la Ley Orgánica sobre Violencia contra las Mujeres.

5. En enero de 2007, ingresó al Ministerio del Poder Popular de Relaciones Interiores y Justicia, para desempeñarse como viceministro de Prevención y Seguridad Ciudadana.

6. Un año después, fue nombrado titular para Relaciones Interiores y Justicia, despacho que encabezó hasta 2012. Promovió la creación del Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana, así como la puesta en marcha de La Gran Misión a toda Vida Venezuela y la creación de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES). Bajo su mandato, perdió el control de las cárceles -que fue cedido al Ministerio de Servicios Penitenciarios- y se registró el motín más largo en la historia del país: El de la cárcel El Rodeo.

7. En 2012, fue electo Gobernador de Aragua, para el período 2012-2016. Durante sus años como mandatario regional, esa entidad ha pasado a ser la más peligrosa y violenta de todo el país. El recién finalizado año 2016, Aragua cerró con la tasa de crímenes más alta: 142 por cada 100.000 habitantes, detalló en su Twitter la periodista experta en Sucesos, Ronna Rísquez.

8. Estando al mando de Aragua, las mafias y delincuentes han actuado a sus anchas tanto en la calle, como dentro de las propias cárceles: “Como gobernador de Aragua, la cárcel de Tocorón se convirtió en Spa con piscina, zoológico, bancos y el Niño Guerrero manda“, cita Rísquez, quien además recuerda que la figura del “pran” también surgió cuando El Aissami se encargaba del Ministerio de Relaciones Interiores, en el año 2010.  Trae a colación además que los delincuentes lograron algo insólito en la ciudad de Maracay con El Aissami como gobernador: Imponer un “toque de queda” a los ciudadanos.

9. En el año 2015, un estudio  realizado por el Centro para una Sociedad Libre y Segura (SFS, por sus siglas en inglés), reveló que al menos 173 ciudadanos de Medio Oriente fueron detectados portando documentos de identidad venezolana. Según este informe, Venezuela se convirtió en un “trampolín” para estas personas –vinculados con el grupo terrorista Hezbollah- que buscan ingresar a los Estados Unidos. Uno de los principales dirigentes identificado por el estudio es Tareck El Aissami y los denunciantes aseguraron que el ex ministro de Relaciones Interiores  “ha usado su prominencia política para establecer canales de inteligencia y de finanzas con los países islámicos, particularmente con Siria, Líbano, Jordania, Irak e Irán, indica el reporte.

10. Después de ser capturado, el narcotraficante venezolano Walid Makled, atrapado en Colombia y extraditado después de varios meses a Venezuela, ofreció entrevistas a funcionarios de la DEA  y a periodistas interesados en la trama del cártel de los Soles.  En ellas, Makled confesó que él le pagaba al ministro El Aissami para enviar cargamentos a través de Venezuela.  La información publicada en el Wall Street Journal sugiere que El Aissami entregó a Makled porque no le canceló el dinero correspondiente a un negocio de tráfico de drogas.