Mala información comercial

1079

En la presentación de infinidad de productos comerciales del mundo, se presenta el inconveniente de que, la mayoría de veces la información sobre las cualidades e instrucciones de uso, se presentan con una letra tan pequeña que es difícil de leerla en especial para las personas de edad avanzada, o que tienen problemas visuales de nacimiento. Además, la graficación de las etiquetas a veces pone caracteres en colores similares al fondo o que no tienen el suficiente efecto contrastante necesario, para que se puedan leer las indicaciones o información comercial respectiva.

En cierto país, una empresa abrió un concurso para que los consumidores de determinado producto, enviasen propuestas de diseño tendientes a mejorar la captación de la información puesta, en los empaques. El concurso lo ganó un niño, el cual resumió la información y la expuso en forma más clara, con tipos o letras más grandes y hasta destacó mejor algunas figuras ilustrativas del producto.

Por eso, la misma Organización Mundial de Comercio (OMC) debería establecer un postulado técnico, que dicte el tamaño de letra correcto para la visión normal de los consumidores, y que esos caracteres resalten con respecto al fondo de la etiqueta. También, ese ente debería analizar la efectividad de la información, o sea, con claraidad, no engañosa, ni sobrecargada de palabras o redundancia textual.

En el caso de productos que provengan del exterior, también es bueno que se les revisen las “sobre etiquetas” traducidas a nuestro idioma español, para verificar si cumplen bien con la información original escrita, respecto al idioma de origen del producto comercial.

Por: Osvaldo Corrales Jiménez
Comentarista de temas cotidianos