El Gobierno de Malasia se ha incautado 712 kilogramos de escamas de pangolín, el animal que más padece el tráfico ilegal del mundo, valorados en dos millones de dólares en el aeropuerto de Kuala Lumpur, según han informado este lunes las autoridades.

El subdirector del Departamento de Fauna Silvestre y Parques Nacionales, Rozidan Md Yasin, ha asegurado que alrededor de 1.400 pangolines han sido asesinados para producir la cantidad de escamas que se ha incautado.

Las escamas fueron trasladadas desde África en dos envíos separados, según ha informado el director general del Departamento de Aduanas, Paddy Abdul Halim. El primero, fue enviado desde Ghana a Malasia con escala en Dubai, y el segundo desde Congo, pasando por Kenia y Dubai antes de llegar a Malasia.

“Aún estamos investigando si los dos envíos estaban relacionados”, ha asegurado Halim. Los conservacionistas de fauna silvestre han definido en reiteradas ocasiones a Malasia como un punto de tránsito para el tráfico ilegal de especies en peligro de extinción en otros países asiáticos.

El comercio mundial de escamas de pangolín está prohibido por una convención de Naciones Unidas, pero algunos países asiáticos lo utilizan para medicina tradicional.

El pangolín

Es un pangolín, el único mamífero cubierto de escamas que se blinda como una pelota cuando se siente amenazado por sus depredadores.

En un año consume siete millones de hormigas y termitas con su extensísima lengua. No tiene dientes: acumula piedras en su estómago para triturar la comida.

La razón por la cual muchos de nosotros nunca oímos hablar de este animal es que rara vez sobrevive en cautiverio.

Sólo seis zoológicos en el mundo tienen uno.
Además, es el mamífero que más se comercializa de forma ilegal en el mundo: cerca de 100.000 pangolines al año son capturados y enviados a China y Vietnam.

En esos países su carne es considerada una delicatesen. Creen que sus escamas tienen propiedades medicinales mágicas.

Ya no quedan ejemplares en el sudeste asiático, y ahora se están reduciendo drásticamente las poblaciones de este mamífero en África.
Todas las ocho especies de pangolines están al borde de la extinción.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente