Después de un día de especulaciones sobre la designación de los sucesores de Marchionne, una declaración de Fiat confirmó que la salud del italiano se había deteriorado lo suficiente como para tomar medidas inmediatas.

La compañía dijo en un comunicado que“Fiat Chrysler Automobiles N.V. comunica con profunda tristeza que durante el transcurso de esta semana surgieron complicaciones inesperadas mientras el Sr. Marchionne se estaba recuperando de la cirugía y que estos han empeorado significativamente en las últimas horas”.

“Como consecuencia, el Sr. Marchionne no podrá regresar al trabajo”, dice el comunicado.

Como resultado de los acontecimientos inesperados, la junta directiva de Fiat eligió acelerar un plan de sucesión que originalmente se estaba implementando para finales de este año cuando Marchionne debía renunciar.

Se ha presentado una propuesta para que Mike Manley, jefe de la compañía Jeep, sea propuesto como el nuevo CEO de Fiat en la próxima junta de accionistas.

Mientras tanto, a Manley se le ha otorgado plena autoridad para actuar con todos los poderes del CEO en ausencia de Marchionne.

En Ferrari, el heredero de Fiat, John Elkann, ha sido nombrado nuevo presidente y la compañía Maranello ha dicho que propondrá a los accionistas que el ex presidente de Philip Morris, Louis Carey Camilleri se convierta en el nuevo presidente ejecutivo.

A Camilleri ya se le han otorgado el poder para asegurar que las operaciones de la compañía continúen hasta que se le nombre formalmente para el puesto.