Norma Jean Baker, nacida el 1 de junio de 1926, conocida en el mundo del cine y la fama como Marilyn Monroe, es todavía el recuerdo del mayor símbolo sexual aparecido a mediados del siglo XX; sin embargo su vida fue un desastre, pues los publicistas y cineastas hicieron de ella lo que quisieron, en otras palabras explotaron su persona, entonces construyeron una especie de humanoide, incluso hasta el polémico artista plástico Andy Warhol a través de su “Pop Art” imprimió a la “Marilyn” en montajes serigráficos hasta equiparar su imagen a la de un producto de mercadeo, como si fuera una Coca Cola, una sopa Campbell o cualquier otro bien de consumo masivo.

En muchas ocasiones los promotores de Monroe, la sometieron al consumo de licor y sustancias narcóticas para desinhibirla y lograr sesiones fotográficas aberrantes, o de sexo con hombres. Además, con su imagen se encargaron de hacer creer a la sociedad del entonces y aun en la actualidad, que la mujer ideal debería parecerse a ella, con una cabellera de rubio extremo, labios gruesos y de rojo sensual, con una mirada producto de una mezcla de picardía e ingenuidad, con una voz de niña y un comportamiento de torpeza.
Por eso otras “divas” de la farándula internacional de alguna manera tratan de parecerse a Marylin. Pero lo cierto es que hay un antes y después de Marilyn, aunque el problema es el “después” pues vino a ser inspiración para crear más libertinaje y pérdida del pudor en el sexo femenino, el cual continua arrastrando a muchas mujeres a ser sex simbol. Además, varias modelos de todo el mundo también han caído en las garras de algunos fulanos que las someten a drogas, para que luego ellas se presten para actos eróticos y depravados.
Entonces, esos aspectos son aprovechados por algunos medios de prensa escrita y de televisión para realizar reportajes con fotos comprometedoras, y atraer más lectores y televidentes. Todo lo anterior nos lleva al siguiente planteamiento, los promotores “dizque de modas y modelos”, en realidad están al servicio de la explotación femenina, y a la pérdida de valores morales y religiosos.

Ante tal problemática es pertinente hacer la siguiente exhortación, que de modo figurado predicó Jesucristo: “A cualquiera que haga caer en pecado (inducir a otros a la malicia) a uno de estos mis pequeños que creen en mí, mejor le sería que lo echaran al mar con una gran pieza de molino atada al cuello. Si tu mano te hace caer en el pecado, córtatela; es mejor que entres manco en la vida, y no que con las dos manos vayas a parar en el infierno, donde el fuego no se puede apagar. Y si tu pie te hace caer en pecado, córtatelo, es mejor que entres cojo en la vida, y no con los dos pies seas arrojado al infierno y si tu ojo te hace caer en pecado, sácatelo; es mejor que entres con un solo ojo en el reino de Dios, y no que con los dos ojos seas arrojado al infierno, donde los gusanos no mueren y el fuego no se apaga…” San Marcos 9:42-49.

De la discutida Marilyn se puede concluir que, aun es una estrella errante que no puede cesar su camino.

Por: Osvaldo Corrales Jiménez
Comentarista de temas cotidianos