Cifras de la Superintendencia del Subsidio Familiar indican que en Colombia existen 676.606 empresas que cumplen con la obligación legal de afiliar a sus trabajadores a las cajas de compensación familiar; de las cuales 235.368 corresponden a Bogotá y Cundinamarca. No obstante, a pesar de que la cifra es positiva, muchos de los trabajadores afiliados por sus compañías reciben el subsidio monetario, pero olvidan que pueden extenderlo a sus familias.

En Bogotá y Cundinamarca se estima que más de 100 mil trabajadores cuentan con uno, dos o hasta 3 personas a su cargo entre hijos, hermanos o padres por los cuales no están recibiendo en la actualidad el subsidio. “Aunque se estima que, en el 2019, los colombianos recibirán cerca de 2,1 billones de pesos de cuota monetaria, hoy sabemos que los padres, que no están afiliando a sus beneficiarios, están dejando de recibir $400.800 pesos por cada uno de ellos durante todo el año” indicó, Jaime Alejandro Espinosa, coordinador de subsidios de Compensar.

Aunque actualmente en Bogotá y Cundinamarca se benefician más de 3.8 millones de personas con los $33.400 pesos mensuales correspondientes a la cuota, hay un gran porcentaje que está dejando de recibirla. “Anualmente nos esforzamos por garantizar que los colombianos se beneficien de todas las posibilidades que brindamos. Sin embargo, tenemos un reto enorme de lograr llegar a las 71.370 personas que tienen al menos un beneficiario que no recibe cuota; 43.349, con dos beneficiarios sin recibir el beneficio y 10.184 cundinamarqueses con tres personas a su cargo que están dejando de recibir este apoyo», agregó Espinosa.

¿A quién puede beneficiar con el subsidio monetario?

Si usted cuenta con un salario mensual que no supera los (4) Salarios Mínimos Mensuales Legales Vigentes, es decir $3.312.464, trabaja al menos 96 horas al mes y está afiliado a una caja de compensación, puede recibir el subsidio familiar o monetario si tiene a su cargo a las siguientes personas:

  • Hijos hasta los 18 años y once meses.
  • Hermanos huérfanos de padre y madre, que convivan y dependan económicamente del trabajador, hasta los 18 años y once meses.
  • Padres del trabajador, mayores de 60 años, siempre y cuando no reciban renta, salario o pensión alguna y dependan económicamente del trabajador.
  • Hijos, hermanos huérfanos y padres del trabajador en cualquier edad que presenten discapacidad o capacidad física disminuida que les impida trabajar.