En la limpieza de la playa también participaron voluntarios de la Policía Nacional del Perú (PNP), el Instituto del Mar del Perú (Imarpe), la Dirección de Capitanías y Guardacostas (Dicapi) de la Marina de Guerra del Perú, el Ejército del Perú y la Municipalidad Provincial del Callao, donde se encuentra la playa de Carpayo.

Más de mil voluntarios de instituciones estatales y ONG recogieron hoy residuos de plástico en la playa peruana de Carpayo, considerada la más sucia de Latinoamérica, por acumular toneladas de deshechos lanzados al mar por los habitantes de Lima, cuya población es de unos diez millones de personas.

Entre los participantes de la actividad, realizada en el marco del Día Mundial del Medioambiente bajo el lema “menos plástico, más vida”, participó la ministra peruana de Ambiente, Fabiola Muñoz, y el director regional del Programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente (PNUMA), Leo Heileman.

Muñoz advirtió que a Carpayo no solo llegan plásticos sino también maderas, restos orgánicos y de neumáticos a pesar de que periódicamente se hacen jornadas de limpieza.

La ministra señaló que gran parte de los plásticos encontrados en la playa han sido de un solo uso, como cañitas (pajillas) de bebidas cuyo consumo pidió restringir.

“Cada uno de nosotros puede hacer el cambio al rechazar las cañitas si no las necesitamos. También rechazar una bolsa de plástico. Cada uno puede usar una bolsa de tela para comprar el pan”, apuntó.

Muñoz consideró que la Ley de Plástico que promueve su ministerio para reducir el consumo de este material creará una política pública, pero no resolverá el problema si la gente no cambia.

En ese sentido, la comisión de Pueblos, Ambiente y Ecología del Congreso de Perú aprobó hoy un proyecto de ley que regula fabricación y uso de plásticos y tecnopor.

Por su parte, Leo Heileman indicó que “la contaminación por plástico es uno de los desafíos más grandes que enfrenta la humanidad”.

“No podemos resolver ese problema sin la participación de todos los países. Este no es un tema solo de gobierno”, advirtió Heileman.

En la limpieza de la playa también participaron voluntarios de la Policía Nacional del Perú (PNP), el Instituto del Mar del Perú (Imarpe), la Dirección de Capitanías y Guardacostas (Dicapi) de la Marina de Guerra del Perú, el Ejército del Perú y la Municipalidad Provincial del Callao, donde se encuentra la playa de Carpayo.

También las ONG Instituto para la Protección del Medio Ambiente VIDA y Life out of plastic (Loop), la consultora B Green, los supermercados Wong y Tottus y las tiendas Promart, Sodimac y París.

Tras la limpieza de la playa se celebró en el auditorio de la fortaleza del Real Felipe del Callao el Foro Océanos Limpios y Productivos, organizado por el Ministerio de Ambiente y la ONG VIDA.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente