Según resultados de la última encuesta realizada por la Asociación Colombiana para el Estudio del Dolor, ACED, el 64.5% de la población encuestada, ha sufrido de al menos un dolor osteomuscular crónico; siendo el dolor de espalda el segundo con mayor frecuencia en esta categoría. Por su parte, la revista The Lancet indicó recientemente que este tipo de dolor afecta a un 80% de la población adulta alguna vez en su vida y es una de las principales causas de discapacidad en todo el mundo.

Conocer las causas, identificar el tipo de dolor y tener en cuenta los aspectos más relevantes para prevenirlos es clave para mitigar sus posibles efectos. Por este motivo, el Dr. Andrés Rodriguez, Director Médico y Ortopedista del Instituto Roosevelt, relaciona:

Causas más comunes del dolor de espalda:

  • La edad: Los pacientes con más de 40 años tienen más probabilidad de sufrir de dolores de espalda debido a la artrosis o a la alteración de las articulaciones o vertebras.
  • La obesidad y el sedentarismo: La obesidad hace que las cargas de la espalda se alteren generando una mayor presión hacia la parte anterior de la columna y haciendo que en la parte posterior de la misma se produzca una mayor contusión.
  • Malas posturas o fuerzas mal hechas: La mala higiene postural puede ocasionar dolores lumbares graves, en especial cuando la persona está mucho tiempo sentada y no posee una adecuada higiene postural; alzar elementos pesados de forma equivocada, también puede desencadenar espasmos musculares.
  • Des-acondicionamiento físico: Ésta puede ser una de las razones principales por las cuales el dolor de espalda va en aumento, la falta de fuerza en los músculos abdominales hace que todos los esfuerzos se centren en la espalda.
  • Problemas de colágeno: La deficiencia de colágeno en el cuerpo hace que los discos entre cada vertebra se deshidraten; cuando esto pasa, las articulaciones sufren ya que al acercarse se desgastan unas contra otras.

Adicional, para prevenir el dolor de espalda siga estos pasos:

  • Bajar de peso
  • Hacer ejercicio regular
  • Adoptar posturas en donde la columna esté derecha
  • No recostarse de medio lado en la silla
  • Hacer fisioterapia o ejercicio para fortalecer los músculos.
  • Mantener buena posición al sentarse, al manejar, al alzar un peso, levantar un objeto del piso. etc.
  • Tener fortalecimiento de los músculos abdominales

Finalmente, hay que acudir a tiempo a una consulta médica para prevenir que el dolor de espalda se complique. “Siempre que exista un dolor de espalda persistente se debe acudir a un especialista médico para que le brinde el correcto asesoramiento; por otro lado, si asociado al dolor de espalda, usted tiene perdida de fuerzas o perdida de la sensibilidad de la piel lo más recomendable es asistir a servicio de urgencias” concluye la Dr. Rodríguez.