Sin importar si son republicanas o coloniales, los colores de nuestros balcones internos sumados a las verdes hojas que adornan los patios de nuestras casas del centro histórico crean un mundo aparte de lo que puede llegar a ser las hermosas calles de la ciudad amurallada, hoy lo podemos disfrutar como museos o centro de arte. Afortunados los que tienen esta oportunidad.

En trazos les presento el patio de la Cooperación Española ubicada en la plaza de Santo Domingo del centro histórico.

Por: Egling Meriño
Arquitecto graduado de la Universidad San Buenaventura