Mazda MX-5 BBR Stage 1: 248 caballos turbo a cielo abierto

Los 248 caballos permiten acelerar de 0 a 100 kilómetros/hora en 5 segundos
El Stage 1 de BBR cuesta al cambio 5.300 euros, impuestos aparte
Disponible para los Mazda MX-5 ND 2.0 fabricados desde 2015

El histórico preparador que lleva sacando la quintaesencia del roadster japonés acaba de presentar su nuevo kit turbo para la actual generación del Mazda MX-5 Miata. Desde su nacimiento y gracias a la utilización de un bloque motor tomado de otro modelo turboalimentado, la sobrealimentación ha sido la fórmula más rentable y lógica para sacar potencia a un precio razonable del pequeño deportivo nipón.

Estas modificaciones son especialmente populares en mercados como el inglés o el americano y aquí es donde BBR ofrece su paquete denominado Stage 1 que incluye componentes especialmente diseñados para el modelo como un colector de escape específico, un turbo TSX30-71R con tecnología twin-scroll de última generación, intercooler, admisión, downpipe y reprogramación de la centralita e incluso un escudo térmico de fibra de carbono.

El propulsor SKYACTIV-G de dos litros recibe un soplo de potencia que mejora espectacularmente sus cifras. Un 55% más de potencia hasta los 248 caballos, mientras que el par es de 320 Newton-metro frente a los 207 de serie.

Las prestaciones suben varios escalones y convierten el pequeño biplaza japonés en un matagigantes gracias a su nueva relación peso potencia de apenas 4,4 kilos/cv. La aceleración de 0 a 100 kilómetros/hora sucede en apenas 5 segundos y la velocidad máxima se ha limitado a 250 kilómetros/hora.

El gráfico de potencia muestra la gran mejora en términos de par y potencia y también da una idea del nuevo propulsor: tiene empuje desde bajas revoluciones pero estira hasta 7.500 revoluciones donde entrega más del 95% de la potencia máxima. Otro dato, mientras que el MX-5 de serie necesita alcanzar las 6.350 revoluciones para rendir 160 caballos, el BBR Stage 1 ofrece esa potencia desde apenas 3.400. Es simplemente otro motor.

Después del poderío extraído por BBR, no hay duda que el Mazda MX-5 necesitará una preparación a la altura para poder extraer todo su potencial. Desde una suspensión más deportiva que reduzca los balanceos de la carrocería, a un nuevo equipo de frenos o unos neumáticos con mayor agarre. Por suerte el Miata ya cuenta con autoblocante mecánico de serie.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente