Mercedes rompe la barrera de los 1.000 caballos de potencia

252
  • Se especula que el V6 Turbo ofrece 980 caballos, que suben hasta 1.060 en Q3

El motor Mercedes es una obra de ingeniería. La capacidad de los ingenieros del equipo con base en Brackley para ponerlo a punto de cara a una sesión de clasificación es lo que marca la diferencia el sábado, perdiendo tan sólo una pole en 2016, y en Mónaco. Se han hecho análisis del sonido del motor, y las conclusiones son impresionantes.

Desde la primera era turbo de la Fórmula 1, a finales de los años 80, no se veían propulsores que alcanzasen la mítica cifra de los 1.000 caballos de potencia. Pero casi 30 años después, ahora con los turbos híbridos, las flechas de plata pueden haber conseguido esta hazaña.

Se estima que el motor de combustión Mercedes ofrece 820 caballos de potencia, que son 980cuando se combinan con el apartado híbrido de la unidad de potencia. Sin embargo, en momentos especiales (como la Q3) se estima que los alemanes son capaces de extraer 80 caballos extra de su V6 Turbo, lo cual elevaría su entrega total hasta los 1.060 caballos de potencia según informa el portal estadounidense Motorsport.com.

Más allá de clasificación, el motor Mercedes es capaz de exprimir cada gramo de combustible en carrera. Tras el coche de seguridad del inicio del Gran Premio de Singapur, Nico Rosberg fue capaz de marcar un ritmo suficientemente rápido como para alejar a más de un segundo a Daniel Ricciardo, impidiendo así al de Red Bull tener el DRS listo para la tercera vuelta tras la bandera verde.

A nivel de fiabilidad, tampoco da muchos dolores de cabeza. Mientras en Ferrari sufren por llegar a esa potencia sin tener ningún fallo, los de Brackley tienen cierto margen. Pocas fallas mecánicas han sufrido en 2016 más allá de las de inicio de temporada con Lewis Hamilton.