Aunque la Real Academia Española decretó a finales del año pasado como “innecesario” el uso de letra “e” como marca de género, el lenguaje inclusivo o incluyente se ha consolidado en los últimos años como una vía para garantizar la igualdad entre la ciudadanía.

El también conocido como ‘lenguaje no sexista’ critica el androcentrismo, que, de acuerdo a la RAE, se define como la “visión del mundo y de las relaciones sociales centrada en el punto de vista masculino”.

Esta crítica a la mirada masculina como eje central en el mundo no solo disminuye la importancia del género femenino, sino también margina a las personas de otros grupos, como las personas transgénero, de género fluido y no binarias.

Debido a esta situación, el lenguaje inclusivo es respaldado por los movimientos feministas y LGBTIQ+, quienes demandan un lenguaje igualitario que represente a todos los ciudadanos de la sociedad.

El Instituto Nacional Electoral (INE) define al lenguaje incluyente como aquella “expresión oral, escrita y visual que busca dar igual valor a las personas al poner de manifiesto la diversidad que compone a la sociedad y dar visibilidad a quienes en ella participan”.

De acuerdo al INE, el uso de esta práctica lingüística busca “forjar una sociedad integrada que promueva en todo momento la igualdad entre los seres humanos”.

¿Cómo usar el lenguaje inclusivo?

Con la finalidad de implementar un lenguaje que involucre a todos los individuos de la sociedad, instituciones como la Organización de las Naciones Unidas (ONU) han confeccionado una guía donde aconsejan evitar la discriminación de género en el idioma.

“En español es posible utilizar diferentes estrategias para hablar o escribir de manera más inclusiva en cuanto al género”, explica la ONU.

La arroba (@), símbolo que inició con la revolución lingüística para representar a toda la población, dio paso a la Equis (x) y ahora es la letra ‘e’ quien lleva el estandarte de una lucha social que pugna por un mundo igualitario y sin discriminación.

“Tememos que el lenguaje utilizado por les activistas en algún momento deje atrás a personas que no hayan podido seguir el ritmo de los cambios o que no tengan un dominio perfecto de esta lengua”, expone la obra firmada por Math (@transnobinarie).

De acuerdo con el Índice Global de la Brecha de Género 2020, la implementación del lenguaje inclusivo, entre otras estrategias, ha permitido disminuir las diferencias entre hombres y mujeres respecto al 2019.