El debate del siglo en el fútbol argentino, ¿Quién es mejor? El campeón mundialista o el cuatro veces campeón de Champions, el goleador de la selección o el histórico de la mano de Dios. Por supuesto, muchas son las palabras que se le pueden dedicar a estos dos fenómenos y también los argumentos a su favor y en contra. No obstante, al medirlos uno a uno las mayores pasiones saltan a relucir dentro de los debatientes y nada queda bien establecido, solo los hechos.

Lo cierto es que ambos representan una era para el deporte albiceleste, una que será recordada por muchísimos años y me atrevería decir para toda la eternidad del mundo del fútbol, pues ambos de pierna zurda, marcaron una época dorada en sus distintos clubes y selecciones que generaron hechos inmortales. Sin duda, tienen su puesto ganado en el Olimpo del Fútbol.

Viéndolos más de cerca, se puede decir que existen diferencias que resaltan notoriamente en el contexto y la carrera futbolística de ambas estrellas. Uno es un goleador nato que (con permiso de CR7) superará todas las estadísticas y récords que tiene a su alcance en cuanto a anotaciones se refiere. Quizá, el récord de 92 tantos en una temporada y conseguir dos veces el triplete con los colores blaugrana sea una época que no se volverá a repetir en la historia.

En el lado del Diego, aunque sus números de anotaciones son más discretos el primero D10s del fútbol logró conseguir un Mundial para su país y dos finales de Copa del Mundo, algo que el actual astro argentino solo consiguió una vez, pero se llevó la derrota. Destacando su genialidad, Maradona vino de una época donde los hombres como él eran únicos en el fútbol y no se necesitaba mucho más para conseguir la gloria por donde pasará.

Observando esta última característica con Lionel, es obvio que el astro blaugrana de misma nacionalidad lo ha tenido más fácil en cuanto a compañía se refiere: estrellas como Xavi, Busquets, Iniesta, Suárez, Coutinho, Ronaldinho y muchísimos más han militado en su tiempo de gloria, siendo de gran ayuda para el nacido en Rosario y, por consecuencia, haciéndolo destacar por encima de los demás.

No importante sus registros de lesiones, se debe mencionar que el futbolista de finales de los 80 y principios de los 90 tuvo que pasar por varias lesiones y traspiés en su carrera por lo más alto de Europa, y aun así, su recuerdo y genialidad brillará para siempre entre aquellos que lo vieron jugar alguna vez. El actual mejor jugador del mundo no ha pasado grandes momentos de lesiones y, destacando su lado humilde y su gran calidad constante, se puede decir que tenido un rendimiento mejor que el antiguo jugador albiceleste.

Finalmente, no importando mucho el quién sobresale por encima de otro se debe señalar que ambos son considerados el top 2 de las estrellas del país suramericano (con quizá un Mario Alberto Kempes por detrás) y deben ser un patrimonio de oro resaltado en las cabezas de todo aquello que los siga o haya dicho alguna vez “yo vi jugar a Messi y a Maradona”.