Los métodos anticonceptivos son elementos, productos o procedimientos que pueden ser usados por hombres y mujeres para impedir o reducir la posibilidad de embarazo. En la actualidad existen diferentes opciones para aquellas personas que desean planificar.

Según Herson León González, Médico Ginecólogo y Obstetra, Jefe del Servicio de Ginecobstetricia de la Clínica Universitaria Colombia de Colsanitas, “los métodos de planificación varían según las características de la persona que desea utilizarlo. Al momento de definir qué método usar se deben tener presentes factores como la edad, las condiciones biológicas, laborales, de residencia, de entorno social, entre otros”.

Antes de tomar la decisión de utilizar algún método de planificación, es importante consultar a un profesional de salud, bien sea de medicina o enfermería, para buscar asesoría en la toma de la decisión y advierta sobre las implicaciones existentes. A continuación, las ventajas y desventajas de algunos de los diferentes métodos de planificación.

  1. Anillo vaginal: Se trata de un aro flexible de un material parecido a la silicona que va dentro de la vagina para liberar hormonas que son absorbidas por las paredes vaginales. Se debe usar durante tres semanas ininterrumpidas. Luego, se descansa una semana y posteriormente se coloca uno nuevo. Es recomendable que la paciente debe revisar el aro para que mantenga su ubicación inicial o se salga.
    El anillo vaginal tiene una alta efectividad contraceptiva y fácil uso, pues la mujer se lo pone de manera autónoma. Sin embargo, en algunos casos se puede llegar a presentar una mayor secreción vaginal y manchas de sangre entre los periodos menstruales.
  2. Implante subdérmico: Es un dispositivo pequeño y delgado que tiene forma de cilindro que se coloca debajo de la piel del brazo y puede permanecer allí de tres a cinco años liberando hormonas. Es muy efectivo, discreto y práctico, pues por un largo periodo no se debe cambiar, de forma que se disminuye las probabilidades de error en el uso. Tanto su inserción debajo de la piel como su remoción las debe realizar el personal de salud. En el primer año de uso, algunas pacientes pueden tener irregularidades en la menstruación.
  3. Inyectables: Inyección intramuscular que se aplica mensual o trimestralmente. Su alta efectividad reside en que se aplique a tiempo. Puede suceder que en los primeros meses de uso en algunas pacientes se presente sangrado irregular o mayor sangrado de lo habitual durante el periodo, o que este desaparezca sin que implique un riesgo para la salud.
  4. Parches:  Se usan en la piel del brazo, parte baja del abdomen, glúteos o espalda, para liberar las hormonas. Se deben utilizar durante tres semanas seguidas, cambiándolos semanalmente, en la cuarta semana se interrumpe, se descansa una semana sin parche, y luego se repite el ciclo.
    Se debe cambiar a tiempo el mismo día de la semana que se empezó a usarlo para asegurar su efectividad. Sin embargo, es un dispositivo que puede llegar a ser visible o desprenderse de la piel.
  5. Píldoras anticonceptivas: son pastillas que contienen una combinación de hormonas estrógenos y progesterona para tomar una cada día. Vienen en paquetes para 21, 24 y 28 días. Su empleo juicioso asegura su alto grado de efectividad anticonceptiva. Además, puede ayudar a regularizar los periodos menstruales. Estos pueden disminuir el volumen del sangrado menstrual y los cólicos menstruales. Incluso pueden ayudar a evitar y/o tratar el acné.
  6. Condón masculino: Es un recubrimiento de látex o poliuretano que se pone en el pene erecto para la relación sexual. Es un método de doble protección, pues además de efectividad anticonceptiva también es el único que protege contra las infecciones de transmisión sexual.
  7. Vasectomía: es un procedimiento de esterilización masculina. Se cortan los conductos deferentes para bloquear la salida de los espermatozoides, pero se sigue produciendo el líquido seminal. Contrario a algunos mitos, no genera impotencia.

*Ninguno de estos métodos mencionados anteriormente garantiza una efectividad del 100 por ciento.

Te puede interesar:

Un día como hoy: en el 1960 se pone a la venta la primera píldora anticonceptiva