«Abudinar» o «Abudinear» son las palabras creadas por usuarios para referirse al término ‘robar’ o ‘estafar’.

Los usuarios Colombianos de Twitter se han empeñado en tratar de equiparar la balanza de la justicia por medio del lenguaje. Ante el reciente caso de “presunta” corrupción por parte del Ministerio de Tecnología y Comunicaciones (MinTIC), comandado por la Ministra de la casa Char, Karen Abudinen, se desveló que 70.000 millones de pesos que eran destinados a garantizar la conectividad de 7.000 centros poblados por medio de centros digitales, fueron a parar en una empresa Delaware, estado considerado paraíso fiscal, mientras el desarrollo del proyecto de conectividad se encuentra en un 78,48% en planeación, 11.04% en pre-operación y 10.48% en instalación.

La molestia de los usuarios los llevó a jugar con el apellido de la ministra relacionándolo con el concepto de  robar o estafar, esto lo hicieron con el fin de sentir que al menos ellos pueden ejercer justicia por medio del lenguaje ya que los obligados a imponer justicia, al parecer por conveniencia, omiten sus funciones.

La Ministra se pronunció por Twitter, solicitando a la Real Academia Española (RAE) que se pronunciara sobre el tendencioso concepto que estaría degradando la honra de su familia.

‘»Le he solicitado a la @RAEinforma que se pronuncie públicamente y desmienta lo que en redes y en algunos medios colombianos se afirma. Mi apellido y el de ningún ser humano puede ser utilizado para degradarlo, eso es un crimen. #SeguimosTrabajando»

Este hecho se derivó de una afirmación hecha en Twitter por el usuario @yeto03 a la página oficial de Twitter de la RAE @RAEinforma, en ese hilo el usuario afirmaba a la RAE que el verbo «abudinear» se estaba usando en Colombia para hacer referencia a robar o estafar. La RAE en ese mismo hilo respondió  “Documentamos las formas «abudinar» y «abudinear» en textos de redes sociales como verbos de reciente creación, usados en el habla popular de Colombia con el sentido de ‘robar, estafar’.”

Esto conllevo a que los usuarios creyeran que la RAE estaba aprobando el término dentro del diccionario académico. Ante la duda de los usuarios La Real Academía aclaró por el mismo medio «En absoluto implica su reconocimiento oficial ni mucho menos su inclusión en el diccionario académico.’»

Este caso lleva semanas generando polémica, se logró evidenciar que el contratista Unión Temporal Centros Poblados, además de estar vinculado con Emilio Tapía, condenado por el carrusel de la contratación, se denotó que se presentaron pólizas falsas y para decorar el pastel con cereza, el contrato tenía una solicitud de alerta por parte de la Contraloría que afirmaba no era viable hacer el anticipo de los 70.000 millones.

Por: Andrés Soto