Los niños y jóvenes necesitan que sus padres constantemente los estén motivando a perseguir con honestidad la grandeza de la vida. No todos hemos tenido la dicha de crecer en un hogar junto al calor de padre y madre donde brille el amor familiar. Casi siempre la mayoría de los padres son los máximos responsables de que sus descendientes sean unos extremos conformistas o célebres exitosos, los padres deben comprometerse con sus hijos en inculcarles hábitos que les aporten lo mejor de este mundo, entre más temprana edad lo hagan mucho mejor será para todos, no esperen que ellos asistan a las escuelas para que sus maestros sean los primeros en conocer sus talentos; padres no solo sean padres para sus hijos, sean maestros, mentores y amigos.

Hoy tengo el placer de compartir la inspiradora historia de dos artistas (madre e hija), Mía  Esquivel, es una niña prodigiosa, entusiasta de la pintura, dibujo, escultura y música, nació el 7 de mayo del 2013, a su corta edad es una empedernida lectora, es hija de la compositora, guitarrista, cantautora, escritora, poeta, cantante, emprendedora, educadora e investigadora costarricense Natalia Esquivel Benítez. “Toca violín desde los 5 años, la música y cantar son parte de su vida porque desde que estaba en mi pancita yo la llevaba a mis presentaciones y clases de música por lo que recibió un estímulo desde entonces”, afirma Natalia.

Natalia Esquivel, es una gran cantante, escritora y poeta, en marzo de este año publicó la segunda edición de su libro Arrullos de sol y mar con la editorial Club de libros y en mayo publicó el poemario Andamios de lluvia con Poiesis Editores. A inicios del año pasado publicó el cancionero Nana de la luna, en el cuál nos deleita con un ramilletes de canciones dedicada a los pequeños del hogar, pueden escucharlas en Amazon o pueden contactarse al correo: contacto@nataliaesquivel.com con la autora para adquirir el libro en edición impresa, este libro cuenta con varias ilustraciones de la autoría de Mía.

Los padres deben ser los cómplices ideales para que sus hijos puedan potencializar ilimitadamente sus talentos, felicitaciones para todos los hombres y mujeres que diariamente se esfuerzan para que sus hijos sean orgullo de la Patria. Natalia, como madre es un verdadero ejemplo a seguir, de su experiencia materna a través de un mensaje nos compartió lo siguiente:

  • “A Mía, la animo explorar sus habilidades artísticas en la danza, el arte visual, la música a través de las diferentes clases extra curriculares además de ser estudiante del Conservatorio de Castella desde primer grado, institución de formación artística para niños (as) y jóvenes de Costa Rica. Asimismo, desde pequeña le fomenté el amor a la literatura, es una hábil lectora de cuentos y poesías. Incluso ya produce los suyos propios con todo e ilustraciones.  Le gusta mucho explorar también el arte digital a través de aplicaciones para editar videos, ilustrar y diseñar mundos virtuales. Me encanta que aprecie el arte como un medio en el que ha podido expresar lo que siente además percibir la vida de diferentes maneras porque le ayudará a ser una persona más empática y con gran sensibilidad hacia el área humanística.  Me llena de una gran alegría haber dejado una semillita que ella desarrollará con base a su hambre de aprender y de expresar su creatividad.  Al final la creatividad será una gran aliada en este siglo XXI para enfrentar nuevos retos y lograr disfrutar de la elaboración de sus sueños”.

A lo largo de la historia hombres y mujeres han aportado a la humanidad un legado grandioso e inolvidable, conocer la historia de ellos es sinónimo de inspiración. El mundo necesita conocer a ciudadanos de “mentes brillantes”, y que mejor educarlos desde sus primeros años de existencia, Esquivel les envía un mensaje a todos los padres de familias que tienen niños:

  • Motivemos a los pequeñines desde que están en la etapa prenatal leyéndoles y cantándoles eso les permitirá vincularse con la poesía y la música. Leámosles cuando estén en edades de primera infancia, pongámosle música de calidad, expongámoslos a diferentes expresiones artísticas, empoderémoslos para que se atrevan a expresarse a través del arte y nunca los limitemos o los estigmaticemos.  No sabemos el futuro que podrán forjar.  Invitémosle siempre a soñar y a estar a la altura de sus sueños”.

Por: Carlos Javier Jarquín