Por motivos culturales, sociales y tal vez por desconocimiento se tiende a pensar en la medicina alternativa como último recurso. Pero en esta podría estar la solución a males recurrentes que aquejan a los colombianos y no lo saben.

Hay una tendencia en los pacientes a aprender a vivir con sus enfermedades, a manejarlas desde la casa o a acostumbrarse a vivir con ellas. Esto se debe a que el sistema de salud actual del país se enfoca en controlar síntomas y no en tratar las enfermedades de fondo. Por lo tanto, el paciente vuelve a su casa con un paliativo y no con una cura.

La medicina alternativa, a diferencia de la tradicional, no solo trata los síntomas, sino que “le da al paciente más respuestas a lograr un tratamiento total y satisfactorio”, explica el Doctor Elías Stambulie, médico especialista en diferentes ramas de la medicina alternativa. “La medicina alternativa puede, en muchos casos, ser la respuesta para recuperar y lograr el nivel óptimo de salud en un paciente”.

Los fundamentos del sistema de salud actual fueron basados en el concepto de atacar o controlar la enfermedad. “En los últimos años, la enfermedad infecciosa no es la causa principal de muerte sino la enfermedad crónica, aquella que no mata pronto pero que implica una disminución en tu calidad de vida”, asegura Stambulie. “La medicina alternativa se centra en el paciente que tiene la enfermedad y no solo en la enfermedad que tiene el paciente” continua el Doctor Elías.

Pero hay varios mitos que afectan al momento de tomar la decisión de trasladarse a la medicina alternativa. Por ejemplo, existe una invención que asusta a los pacientes, pues se dice que este tipo de medicina no se basa en evidencia científica, lo cual no es cierto pues si cuenta con estos estudios.

Además, el Doctor Stambulie explica que “la medicina alternativa tiene como evidencia tratar a cada ser un humano como un ser único e individual, con una carga genética única, esto incluye a los gemelos, y tiene en cuenta el principio de individualidad que tiene cada ser humano”.

También se habla que la medicina alternativa es solo para “ricos”, pero esto ha ido cambiando, pues cada vez son más los especialistas en este tema y la cobertura y los servicios que ofrecen a más pacientes. De acuerdo con Stambulie “en el modelo actual la medicina alternativa no es de ricos: hay tratamientos muy económicos, así también como costosos. Todo depende lo que el paciente requiera y necesite”.

Colombia, actualmente, tiene grandes representantes en medicina alternativa, profesionales muy preparados con años de experiencia, además de universidades prestigiosas que ofrecen programas de calidad, diplomados, especiales y maestrías, “donde ya hay un alto número de profesionales graduados en distintos énfasis como la acupuntura, homeopatía, osteopatía, quiropraxis y terapia neural; otros especialistas en farmacología vegetal o naturopatia, entre otras”, explica Stambulie.

Cabe aclarar también que la medicina alternativa y la tradicional son muchas veces complementarias y que la existencia de una no elimina la otra. Por lo cual ambas deben coexistir pues en la tradicional existen herramientas comprobadas de choque que pueden salvar la vida de un paciente con enfermedades agudas como los infartos, los derrames cerebrovasculares, o heridas causadas por arma blanca o arma de fuego. El doctor Elías explica: “De la medicina tradicional siempre se va a requerir por ejemplo los servicios de urgencias, las salas de cirugía, las unidades de cuidados intensivos que son sitios especializados para atender enfermedades potencialmente mortales”.

De igual manera cabe resaltar que la medicina alternativa habla el mismo idioma de la medicina tradicional, pues a sus medicamentos provienen de sustancias naturales que requieren un tratamiento científico o químico para su funcionamiento. La medicación alternativa se trabaja “a través de un método científico que, aunque no es perfecto si da luces en cuanto a la efectividad de dicha sustancia en el cuerpo humano”, finaliza el Doctor Stambulie.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente