Luka Modric jugador del Real Madrid ha aceptado una pena de ocho meses de prisión y multa de 1,4 millones de euros (de los que ya ha pagado un millón) por dos delitos fiscales, tras alcanzar un pacto de conformidad con la Fiscalía de Madrid a cambio de reconocer el fraude del que se le acusaba.

Algunas fuentes jurídicas han confirmado la existencia de este acuerdo, con el que quedaría resuelta la querella que interpuso la Fiscalía de Madrid hace casi un año contra el jugador por dos supuestos delitos contra la Hacienda Pública relativos al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de los ejercicios 2013 y 2014, en los que habría defraudado al menos 870.728 euros.

El pacto entre Modric y la Fiscalía ha sido ya comunicado al juzgado de Alcobendas, donde se lleva a cabo la tramitación de la querella que le interpuso la Fiscalía por defraudar esa cantidad. La querella iba dirigida también contra la esposa de Modric y contra la sociedad, Ivano S.A.R.L., ubicada en Luxemburgo, como presunta responsable civil subsidiaria.

El Ministerio Público actuó en contra de Modric el pasado 29 de noviembre, al día siguiente de que su compañero de equipo Marcelo reconociera ante el juez un delito fiscal y comprometiera el pago de casi 500.000 euros. La Fiscalía recordaba en su querella que Modric jugó en el equipo de fútbol inglés Tottenham Hotspur hasta agosto del año 2012 y que tras firmar un contrato de trabajo como jugador del Real Madrid su domicilio fiscal tributario se situaba en una localidad próxima a la capital.

Según la querella, el 1 de diciembre de 2012 Modric y Nike firmaron un contrato de modificación del patrocinio rubricado cuatro años antes en el que el futbolista cedía a Ivano S.A.R.L. todos los derechos, beneficios y obligaciones. Agregaba que por este motivo el Real Madrid abonó a Ivano S.A.R.L. 552.485 euros en 2013 y 1.104.970 al año siguiente, mientras que Nike pagó a la entidad 729.000 en esos dos años.

La querella explica que Ivano S.A.R.L., constituida el 20 de diciembre del año 2012 y que tenía a Modric como accionista único, disponía de un capital de 3.673.217 euros “desembolsados por el socio único mediante la aportación de los derechos de imagen” y entre los administradores figuraba la esposa de Modric. Pero a juicio de la Fiscalía “dicha sociedad carecía totalmente de medios materiales y humanos para gestionar los derechos de imagen del jugador”.

Además, el mismo día en el que se constituyó Ivano, Modric suscribió con la entidad un contrato mediante el cual le cedía los derechos de imagen con entrada en vigor el 1 de diciembre del año 2012.

Se explica que, la cesión de derechos de imagen por parte de Modric a la sociedad fue “simulada” y “con el único propósito de canalizar los ingresos, eludiendo la tributación en España de los rendimientos obtenidos”.