Motos satanizadas

184

El ruido de una moto causa terror en muchos ciudadanos y es la percepción de inseguridad que este medio de transporte representa, y no se ha ganado de balde esta imagen el vehículo de dos ruedas. Es el más utilizado por delincuentes para cometer sus ilícitos, especialmente para el asalto a mano armada.

Un medio de transporte tan necesario y usado de forma masiva por cartageneros; una actividad que tiene apoyo en el Congreso de la República con iniciativas que surten los proyectos de ley en varias bancadas, pro legalización del mototaxismo en Colombia, está siendo satanizado por sectores que claman a las autoridades locales para que sea prohibido parcial o total en el casco urbano del Distrito.

¿Por qué el uso de la moto?; porque existen muchos sitios en la ciudad donde el taxi no presta el servicio, por lo económico y la rapidez para legar al sitio de destino.

En su momento la ciudadanía tendrá que ayudar a las autoridades a regular la movilización de la motocicleta, pero el quererla eliminar es exagerado.

Las medidas que se han tomado localmente y que han adaptado de otras ciudades rayan en la exclusión de quienes utilizan la moto para transportarse como uso personal o para adquirir recursos económicos prestando un servicio con estas.

No se puede castigar a la población que utiliza la moto porque unos pocos la utilizan para delinquir, es responsabilidad de las autoridades garantizar la seguridad de la ciudadanía y no se puede tratar de cortar este flagelo sacando del ruedo un vehículo de transporte público. Sí se solucionaran los problemas de esta forma, la Alcaldía tendría que empezar por casa, liquidando algunas dependencias, departamentos administrativos o algunas direcciones administrativas porque no logran las metas del Plan de Desarrollo Distrital, afectando el progreso de la ciudad; en vez de cambiar los titulares de estas.

Se hace necesario ir a la raíz del problema. Que no pase como el cuento que se narra en las esquinas acarca del hombre que cambió el sofá de la sala porque su compañera le fue infiel sobre ese mueble; en vez de tomar otras acciones.

Son miles de ciudadanos los que a diario se movilizan en motocicletas y también tienen derecho a ser protegidos y que se les respete su derecho a transportarse en lo que prefieran.

Los asaltos también son cometidos por ciudadanos de a pie, en taxis tradicionales; como ha ocurrido y hace pocos días se evidencio con la captura de sujetos que asaltaban en estos automotores de servicio público. De igual forma en vehículos particulares y hasta en caballo, como ocurrió hace menos de dos años en el sector de Chiquinqurá donde un joven asaltó a una mujer y huyó en un caballo.

La Policía es la que debe brindar seguridad a los ciudadanos, debe velar porque se proteja la vida de las personas y no se debe satanizar un medio de transporte, así como tampoco un sector o un acto cultural como en ocasiones se hace en Cartagena. Si hay inseguridad es porque falta presencia e intervención del estado. Se debe dar espacio a la libre movilidad, a la libre expresión y combatir la delincuencia; al delito no se le debe dar espacio.

Los delincuentes son quienes utilizan los medios de transporte para cometer sus ilícitos, es a ellos son los que hay que atacar y no satanizar el medio de transporte.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente