Mourinho sobre Wenger en 2014: “Un día le parto la cara”

312

Un nuevo libro parece que viene a echar más pimienta sobre la ya convulsa relación entre José Mourinho, entrenador ahora del Manchester United, y Arsène Wenger, entrenador del Arsenal que ya se enfrentó al portugués en su etapa en el Chelsea.

Según una obra por entregas editada por Sportsmail y escrita por el periodista Rob BeasleyMourinho estalló en una de sus innumerables guerras dialécticas con el mánager del Arsenal. Beasly, según informa el Daily Mail en su edición digital, es uno de los periodistas que mejor conoce a José Mourinho, con el que se entrevistó varias veces y con el que intercambió numerosos mails y mensajes de texto a través del teléfono móvil.

El momento álgido en las diferencias entre Mourinho y Wenger llegó con el traspaso del español Juan Mata desde el Chelsea de Mourinho al United de David Moyes en el mercado de invierno de 2014. El entrenador francés del Arsenal se mostró “sorprendido” por el fichaje y dijo “no entender como el equipo de Mourinho podía reforzar así a un rival” . Unas declaraciones de Wenger que vinieron dentro de un contexto de guerra total entre los mánagers. Wenger también había dicho por aquel inicio de 2014 que Mourinho “tenía miedo al fracaso” a lo que el por entonces entrenador del Chelsea respondió con un: “Wenger sí es un especialistas en fracasos”, en relación con sus escasos títulos en los últimos años.

En ese ambiente de alta tensión entre los inquilinos de los banquillos de dos de los equipos de Londres, el periodista asegura que Mourinho explotó en una de sus conversaciones con él y le dijo: “Un día me voy a encontrar con Wenger fuera de un terreno de juego y le voy a partir la cara“. Las declaraciones del francés sobre el traspaso de Mata fueron la gota que colmó el vaso.

Curiosamente, unas semanas después de aquella supuesta declaración, el 22 de marzo, el Chelsea recibió al Arsenal, en el partido número 1.000 de Wenger en el banquillo gunner. 6-0 para los de Mourinho, con amago de pelea incluido entre los entrenadores. Además, Wenger evitó acudir a la rueda de prensa posterior al encuentro por alegar que le esperaba el autobús. “Cuando pierda el próximo partido no daré la rueda de prensa, porque si no, perderé el autobús”, comentó The Special One en su conferencia ante los medios. Y la herida sigue abierta.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente