La leyenda del baloncesto Kobe Bryant ha muerto la mañana de este domingo a los 41 años al estrellarse en su helicóptero privado en Calabasas (Los Ángeles, EE.UU.), informan TMZ.

El exdeportista viajaba con otras cuatro personas que también habrían fallecido. Ni su esposa, Vanessa Bryant, ni ninguna de sus cuatro hijas estaban en el helicóptero, según el medio estadounidense.  De momento, se desconocen las causas del siniestro aéreo.

Desde hacía años, el celebérrimo exjugador de baloncesto solía utilizar su helicóptero privado Sikorsky S-76 para desplazarse.

Bryant fue uno de los jugadores más importantes de la historia del baloncesto. Tras ser drafteado en 1996, jugó durante 20 años en los Angeles Lakers, antes de retirarse con 38 años. Con el equipo de púrpura y oro consiguió cinco anillos de la NBA —siendo MVP de las finales en dos ocasiones—. También fue nombrado mejor jugador de la temporada regular en 2008. Además, jugó el All-Star en 18 ocasiones.

Con la selección de EE.UU. consiguió la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y de Londres 2012, enfrentándose en ambas finales al combinado nacional español.

Considerado uno de los jugadores más polifacéticos de la toda la historia de la NBA, Bryant solía ser comparado con el mítico exjugador Michael Jordan, tanto por su estilo de juego, como por su versatilidad sobre el parquet.

Como jugador destacaba por su gran capacidad anotadora, pues lideró la competición en este apartado en dos ocasiones, firmando 35,4 puntos de promedio en la temporada 2005-2006. De hecho, es el cuarto máximo anotador de la historia de la NBA.

Para el recuerdo quedan los 81 puntos que anoto en 2006 ante Toronto Raptors, la segunda mejor marca en un partido, solo por detrás de los 100 puntos de Wilt Chamberlain.