En el condado Escambia, al noroeste de Florida, una mujer identificada como Verónica Green Posey, está acusada de homicidio y de crueldad infantil.

El pasado sábado 15 de octubre en casa de Grace Joan Smith y James Edmund Smith, padres de la niña fallecida, la mujer de 325 libras ocasionó la muerte por asfixia de Dericka Lindsay, a quien supuestamente castigaba porque sus padres no la podían controlar.

Posey se encuentra en libertad bajo fianza de 125.000 dólares y los padres de la menor también fueron detenidos y están acusados de crueldad y negligencia infantil.

Verónica le había pegado con un objeto de metal y con una regla escolar, luego estuvo sentada más de diez minutos sobre el cuerpo de la niña, quien reposaba en una butaca. La niña les dijo a los tres adultos que no podía respirar, aún así la mujer siguió sentada sobre ella unos minutos más. Cuando se levantó, Dericka tenía el pulso bajo y no respondía, por lo que llamaron al teléfono de emergencia. La niña llegó inconsciente al Hospital y murió.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente