Los lagartos de la especie “Anolis sagrei” se convirtieron en los primeros reptiles genéticamente modificados, según una investigación publicada la semana pasada por BioRxiv.

En el marco de su estudio, un equipo de investigadores de la Universidad de Georgia (EE.UU.) realizó modificaciones en los genes de la tirosinasa, un enzima que determina la pigmentación a través de la técnica conocida como CRISPR-Cas9. La misma permite cortar cualquier secuencia de ADN y hacer cambios en ella.

Tras modificar 146 huevos de 21 reptiles, los científicos obtuvieron 4 lagartos albinos.
Anteriormente, la técnica CRISPR-Cas9 fue aplicada a otras especies, como mariposas, ratones o cerdos, pero era muy difícil editar genes de reptiles debido a las diferencias de su sistema reproductivo. Las hembras de los lagartos almacenan espermatozoides en sus oviductos durante largos períodos, por eso es difícil captar el momento de la inseminación, lo que dificulta la modificación genética.

Además, debido a la estructura de los huevos de estos animales, existe el peligro de dañar el embrión durante la inyección al realizar la edición de genes.

En ese sentido, científicos inyectaron el complejo genético no sobre los óvulos fertilizados, sino sobre los huevos inmaduros que se encontraban en los ovarios.

La nueva técnica de modificación genética supuestamente funcionará con otras especies de lagartos y serpientes, reza el estudio.

Según Tony Gamble, biólogo de la Universidad Marquette, de Milwaukee (Wisconsin, EE.UU.), el resultado de la investigación es «un cambio de juego», y constituye «la contribución más importante a la herpetología en años».