Durante un operativo de la Policía de Cagliari, en Italia, quedó al descubierto un enorme laboratorio de marihuana oculto detrás de una puerta secreta en una ducha.

Para la sorpresa de los funcionarios, la pequeña abertura daba acceso a un amplio galpón donde Filippo Gavazzeni, sujeto detenido por el caso, cultivaba unas 500 plantas de cannabis.

En la vivienda, el hombre de 30 años de edad también resguardaba múltiples armas de fuego. Los investigadores dieron con el lugar luego de que les llamara la atención la variedad de tubos y bocas de aire que podían verse desde la parte exterior del galpón.