Natura alcanzó el octavo puesto en el índice global de Diversidad & Inclusión (D&I) de Thomson Reuters de 2018, por ser uno de los lugares de trabajo más inclusivos del mundo. En 2016, la empresa se ubicó en la 18ª posición y, el año pasado, figuró en el 11º puesto.

Como la inclusión es uno de los pilares de Natura, en 2017 se inauguró la nueva sede administrativa en San Pablo, con 65 mil metros cuadrados de área construida, en la que la preocupación con la accesibilidad es central. El espacio cuenta con cuatro ascensores panorámicos, rampas de acceso y pasarelas que facilitan la locomoción. Además, el Centro de Distribución de Brasil al igual que el de Colombia ofrece oportunidad de empleo a personas con discapacidades físicas pues las líneas de separación utilizan la tecnología picking by light, que permite que personas con discapacidad auditiva separen los productos, con el uso de luces que indican las tareas que se deben ejecutar de manera intuitiva.

Del total de colaboradores de Brasil, el 6,16% tiene algún tipo de discapacidad, en Colombia, se cuenta con una representación del 5% de colaboradores en situación de discapacidad auditiva y el compromiso de la empresa es el de contar con al menos un 8% en el 2020 en su operación de Brasil. “Creemos que un ambiente diverso es fundamental para que la sociedad camine rumbo al cambio positivo. Desde 2016, nos orientamos por una Política de Valoración de la Diversidad, que reafirma nuestro objetivo de fomentar la inclusión en cuatro temas prioritarios: equidad de género, personas con deficiencias, LBTG+ y equidad étnico racial”, explica João Paulo Ferreira, Presidente de Natura.