La Encuesta de Violencia contra Niños, Niñas y Adolescentes (EVCNNA), desarrollada por el Ministerio de Salud y Protección Social, y divulgada al inicio del segundo semestre de 2019, revela la preocupante realidad nacional frente a la violencia contra la niñez, donde el porcentaje de jóvenes que sufrió violencia sexual, física o psicológica antes de los 18 años fue de 40,8% en mujeres y 42,1% en hombres.

En el tema específico de violencia sexual, 15% de las mujeres y 8% de los hombres encuestados manifestaron que antes de los 18 años sufrieron tocamientos no deseados, acceso sexual no deseado, presión o cohesión sexual. Para 2018, según el Instituto Nacional de Medicina Legal, se presentaron 5.713 embarazos en niñas de 10 a 14 años, producto de casos de violencia sexual.

De enero a junio de 2019, se han presentado 344 casos de homicidio de niñas, niños y adolescentes, según el Boletín Estadístico Junio 2019 desarrollado por el Instituto Nacional de Medicina Legal.

Según cifras del ICBF de 2018, expuestas en el pasado 1er. Encuentro Sobre Castigo Físico, por la directora Juliana Pungiluppi, se presentaron 22.541 casos de violencia y maltrato contra niñas, niños y adolescentes en Colombia, dejando un balance diario de 62 nuevos casos donde un adulto maltrata a una niña, niño o adolescente.

Frente al conflicto armado, la EVCNNA también evidencio que 1.369.622 niñas, niños y adolescentes han sido víctimas directas; un panorama que se visibiliza en cifras como el 33% de población desplazada menor de 6 años de edad.

Todas estas cifras y estudios, reflejan la necesidad ineludible de priorizar en la agenda nacional el debate y la propuesta de acciones que garanticen la protección de niñas, niños, adolescentes y jóvenes; llamado que ha encontrado eco en el Gobierno Nacional, mediante la firma del Pacto por la niñez de parte del Presidente de la República, Iván Duque, y los 32 gobernadores del total de departamentos del territorio nacional, dentro del marco de la cumbre “Bicentenario por la niñez”, el pasado 6 y 7 de agosto.

Además, de la instalación de la Alianza Nacional contra la Violencia hacia Niñas, Niños y Adolescentes, el pasado 14 de agosto, bajo el liderazgo de la Presidencia de la República y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y con la participación de World Vision Colombia, como miembro de la Alianza por la Niñez Colombina.

Incluso, acciones como el pasado debate de control político “violencia sexual infantil” adelantado por la Representante a la Cámara Ángela Sánchez Leal, el pasado 21 de agosto, son la muestra clara que la sociedad colombiana requiere movilizar todos sus esfuerzos en pro del cuidado y la protección de la niñez.

Sin embargo, como lo evidenció el reciente reporte global “Pequeños vacíos, Grandes Brechas: cómo los gobiernos permiten que la violencia contra la niñez persista”, desarrollado y publicado por World Vision Internacional, presentado el pasado 11 de julio, en el Foro Político de Alto Nivel (HLPF, en inglés), se siguen presentando vacíos legales, de disponibilidad de información, coordinación, transparencia y rendición de cuentas sobre los esfuerzos para eliminar la violencia contra la niñez, los cuales se están convirtiendo en brechas que cobrarán la vida de millares de niños y niñas y sus futuros.

Por lo mismo, la iniciativa del Proyecto de Ley para abolir el castigo físico y humillante, el cual se ha construido con conjunto con todas las organizaciones pertenecientes a la Alianza por la Niñez Colombiana, entre ellas World Vision Colombia, y el ICBF, se establece como una prioridad que requiere de todo el apoyo y aprobación por parte de los entes gubernamentales y la sociedad civil, con el fin de generar verdaderos compromisos y acciones efectivas que permitan que millones de niñas, niños, adolescentes y jóvenes sean protegidos y sus derechos sean garantizados.

Iniciativa que se une a las acciones adelantas por World Vision, dentro del marco de la campaña global “Necesitamos a todo el mundo para eliminar la violencia contra la niñez”, la cual se desarrolla en más de 100 países y que ha tenido resultados significativos, dentro del contexto nacional, en procura de que las cifras de violencia contra la niñez no sigan en aumento.

Resultados como, las 7.727 firmas del Pacto por la Ternura, con el cual cada firmante asume el compromiso público por la protección de niñas y niños, o los 36.735 niñas, niños y adolescentes que se movilizaron y participaron, en 2018, en la jornada de votación simbólica denominada “Se necesita escuchar las voces de niñas y niños para eliminar la violencia contra la niñez”, en la cual la mayoría voto por tener espacios y entornos más seguros donde poder jugar y divertirse.

Es hora que Colombia asuma un compromiso real e inquebrantable en materia de protección a niñas, niños, adolescentes y jóvenes, el cual debe traducirse en acciones concretas que vayan en pro de una causa clara:

“Una niñez tiernamente protegida, promotora de una sociedad más justa y segura.”