A escasos cinco meses para las elecciones, donde tendremos la oportunidad de elegir unos gobernantes consientes que debe iniciar una reforma social, de frente a su comunidad, pensando que el éxito de su gestión no tiene que ver con inaugurar obras, porque sería un gobernante fracasado y seguramente corrupto, repitiéndose la historia de lo mismo con las mismas mañas, porque su interés es tratar de ganar comisiones, coimas o transar con los proveedores. Por eso, necesitamos unos gobernantes modernos, que prioriza y pone énfasis en su gestión, la salud y la educación, porque de ella depende que las nuevas generaciones logren cimentar ciudadanos competitivos, solidarios y que generen tecnologías para el Distrito, eso en términos técnicos se llama gobernar desde y para el desarrollo humano, y sabemos que en el abanico de candidatos que se han presentado para esta contienda muy escasamente los hay.

Cartagena, es una de las ciudades con mayor cantidad de desnutridos, a pesar que abundan toda clase de exquisiteces del mar, el ganado, los vacunos, la leche, la papa, el queso, las frutas en toda época, etc. el 45% de los niños de los barrios de Olaya, San José de los Campanos, Nelson Mandela, entre otros, tienen desnutrición crónica y el 15% presenta desnutrición aguda, es decir que pueden morir por una gripe, se duermen en las clases y fermentan futuras enfermedades y lo grave porque estamos en la tierra donde abundan las comidas, los hoteles incluyendo el centro de convenciones se dan el lujo de votar a la basura los sobrantes de los banquetes que preparan porque son políticas de las administraciones y no permiten que funcionarios ni particulares lleven esos sobrantes a los más necesitados.

Otros de los puntos críticos de esta ciudad y para que se tenga en cuenta por el futuro gobernante, tiene que ver con el nivel más bajo en aprendizajes en comparación a otros distritos, además cuenta con el nivel deficiente en la profesionalización de sus jóvenes, es decir que solo 10 de cada 100 jóvenes llegan a culminar la universidad; es por ello que puedo afirmar que en los barrios populares está en una crisis social sin precedentes y creo la más grande de su historia, a esto súmele los niveles de violencia doméstica y maltrato a los niños y a las mujeres producto del alcoholismo y drogadicción que ha generado más familias disfuncionales que antes, esto ha originado el crecimiento de las adicciones.

Ahora la pregunta es: ¿Por qué Cartagena ha llegado a esta situación? ¿Por qué ha pasado de ser un Distrito visionario, luchador y líder a ser el Distrito decadente y destinado a desaparecer?

Porque, no existe clase política Cartagenera, bajo pocas excepciones, sino caudillos coyunturales, los políticos a quien se les ha designado para que represente al pueblo no han trabajado una propuesta seria para las nuevas generaciones y los pocos profesionales que han ejercido la política se han convertido en tecnicistas y militantes de segunda categoría; los jóvenes abandonan la ciudad, y otros engrosan las filas de la delincuencia. Cartagena reduce su población dramáticamente en comparación al crecimiento demográfico, es decir sus mejores exponentes trabajarán en los próximos 10 años para otras ciudades, otros países o en otras labores no relacionadas con su profesionalismo, sino que desperdiciarán sus potencialidades en labores domésticas e improductivas para el país.

La riqueza de la ciudad, es botín de los corruptos y delincuentes que año a año consumen por inercia, incapacidad e ineficacia organizacional lo que puede ser el eje de desarrollo de la zona, quedándose en el bolsillo de unos cuantos; Justamente porque no hemos educado a las generaciones para ejercer la inteligencia política, planes de largo plazo y reformas sostenidas, elegimos como gobernantes a los candidatos más simpático pero ineficaz, a los candidatos más trabajadores pero corrupto, no apostemos por los más jóvenes o por los más viejos sino por el más humano y concertador y sobre todo articulador, porque los problemas graves de nuestra ciudad requieren el apoyo de todos y no de un grupo y saldremos de esta crisis solo con aportes de profesionales especializados. NECESITAMOS GOBERNANTES CONSCIENTES QUE DEBEN INICIAR UNA VERDADERA REFORMA SOCIAL.

Por: William Hundelhausen Carretero
Presidente Nacional APIC

WILLIAM-Hundelshauseen-Carretero