Neoliberalismo profundiza la desigualdad

440

“Oxfam es una confederación de 19 organizaciones que labora en muchos países…y en Colombia desde 1982, apoyando iniciativas de la sociedad civil que apunten a crear una ciudadanía activa”, dice su página oficial.

Esta ONG publicó el 16 de este mes, previo al Foro Económico Mundial que reunió en Davos –Suiza– a los más poderosos líderes políticos y empresariales, un esclarecedor documento que concluye que:

“Tan solo ocho personas poseen la misma riqueza que la mitad más pobre de la población mundial, o sea, que unos 3.600 millones de personas”

Según Forbes/Oxfam, esas ocho personas son:

  1. Bill Gates (EE.UU.): cofundador de Microsoft (US$75.000 millones);
  2. Amancio Ortega (España): fundador de Zara y propietario de Inditex (US$67.000 milllones);
  3. Warren Buffett (EE.UU.): accionista mayoritario de Berkshire Hathaway (US$60.800 millones);
  4. Carlos Slim Helú (México): propietario de Grupo Carso (US$50.000 millones);
  5. Jeff Bezos (EE.UU.): fundador de Amazon (US$45.200 millones);
  6. Mark Zuckerberg (EE.UU.): cofundador de Facebook (US$44.600 millones);
  7. Larry Ellison (EE.UU.): cofundador de Oracle (US$43.600 millones);
  8. Michael Bloomberg (EE.UU.): dueño de Bloomberg LP (US$40.000 millones).

Oxfam es concluyente en su informe ‘Una economía para el 99%’, al demostrar que la brecha entre ricos y pobres es mucho mayor de lo que se temía. Describe cómo grandes empresas y los más ricos logran eludir y evadir el pago de impuestos, potencian la devaluación salarial y utilizan su poder para influir en políticas públicas, alimentando así la grave crisis de desigualdad. El informe también demanda “un cambio fundamental en el modelo económico de manera que beneficie a todas las personas y no solo a una élite selecta”.

Winnie Byanyima, directora ejecutiva de Oxfam Internacional, afirma: “Cuando una de cada diez personas en el mundo sobrevive con menos de dos dólares al día, la inmensa riqueza que acumulan tan solo unos pocos resulta obscena. La desigualdad está sumiendo a cientos de millones de personas en la pobreza, fracturando nuestras sociedades y debilitando la democracia…En todo el mundo, muchas personas están siendo dejadas de lado.

Sus salarios se estancan mientras las remuneraciones de los presidentes y altos directivos de grandes empresas se disparan; se recorta la inversión en servicios básicos como la sanidad o la educación mientras grandes corporaciones y grandes fortunas logran reducir al mínimo su contribución fiscal…Entre 1988 y 2011, los ingresos del 10% más pobre de la población mundial aumentaron en solo 65 dólares al año, mientras que los del 1% más rico crecieron 182 veces más, a un ritmo de 11.800 dólares al año”.

Según el Banco Mundial, los primeros cinco países en el ranking de la desigualdad en el mundo son africanos, seguidos por cinco latinoamericanos: Honduras (6), Colombia (7), Brasil (8), Guatemala (9) y Panamá (10), mientras que Chile ocupa el puesto 14; todos estos países son fervientes seguidores del neoliberalismo. Y el Foro Mundial de Davos les envió la misma receta: “mejorar la educación…estrategias empresariales para no pagar impuestos…tolerancia en los paraísos fiscales así exacerben la insatisfacción que reina en el mundo” ¡NINI: soplan vientos de cambio: Ni Unidad Nacional, Ni Centro Democrático!”

JOSÉ ARLEX ARIAS ARIAS
Director del Noticiero Tribuna Libre de Opinión
Comunicador Social – Periodista