Como parte de la celebración de la fiesta de las niñas y los niños en el mes de Octubre y con el propósito de promover a través del juego y la diversión el acceso a una educación digna, equitativa y de alta calidad para los niños de escasos recursos, World Vision Colombia realizó la Jornada de Fomento, Respeto y Valoración de los Derechos de los Niños en la comunidad indígena de Monte Verde ubicada en Riohacha, La Guajira.

Los 6.410 menores, madres, padres y cuidadores que asistieron al encuentro, no sólo disfrutaron de actividades recreativas y afectivas sino que además conocieron e interiorizaron la importancia de hacer respetar los derechos de los niños y fueron vinculados al programa “La educación no puede esperar”.

El programa liderado por World Vision Colombia, pretende promover y establecer compromisos entre los gobiernos y organizaciones financiadoras que generen fondos para superar el déficit financiero que actualmente impide a miles de niñas, niños y jóvenes acceder a la educación en el territorio de La Guajira.

Gracias al proyecto “La educación no puede esperar”, World Vision ha logrado que 17.457 niñas y niños se vinculen a la educación escolar en los 20 departamentos de Colombia donde brinda su apoyo como Organización Mundial, monitoreando además la permanencia de los menores en los centros académicos y evaluando su desempeño en el Sistema Educativo.

A la fecha, la organización ha entregado 59.113 kits escolares como herramienta de apoyo para reducir la deserción y el abandono escolar por falta de material de apoyo de estudio. Además, 5.531 niñas y niños en edad escolar han participado en procesos de enseñanza y fortalecimiento de herramientas que les permitan afrontar el acoso escolar.

De esta manera, World Vision, en articulación con el cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible “Educación de calidad” y el décimo “Reducción de las desigualdades” de los 17 aprobados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dentro de la Agenda 2030, ratifica su compromiso por los derechos de los niños y su lucha diaria por garantizar que los menores de edad cuenten con las mejores condiciones para su desarrollo humano.