Hace una semana en Amman, Jordania, un niño palestino de 13 años con una columna vertebral increíblemente flexible obtuvo el Récord Mundial Guinness de contorsionismo. ¿Qué tuvo que hacer para conseguirlo?

Mohammed Alsheikh apoyó su barbilla y hombros en el piso, utilizo sus brazos como contrapeso y entonces utilizo sus piernas para correr alrededor de su cabeza con un movimiento circular, tocando repetidamente una X que había sido colocada uno centímetros de su nariz. Pero mejor mira el video del acto:

Sólo tuvo un minuto para completar tantas rotaciones como pudo en el intento por ganar el récord impuesto por la artista de circo inglesa de 30 años Leilani Franco. Con las personas a su alrededor apoyándolo, Alsheikh logro ir tan rápido que sus piernas se veían como un borrón.

Hace un par de años, Mohammed Alsheikh entro a la competencia de televisión “Arabs Got Talent” y logró llegar a la final. En Jordania, el joven contorsionista logró tocar la X 38 veces durante el minuto que le dieron. Hazaña con la cuál consiguió entrar a los Récord Guinness Mundiales.

Hace un año, Alsheikh dijo a AFP que aspiraba a conseguir el récord y desde entonces comenzó a entrenar. Su madre explico al diario que los doctores le habían realizado rayos X y dictaron que aunque su flexibilidad resultaba inusual, no representa un riesgo a su salud.

Tras aparecer en “Arabs Got Talent,” Alsheikh practicó con su entrenador Mohammad Lubbad, Aunque la Guerra de Gaza interrumpió su entrenamiento durante unas veces, el logró persistir.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente