Un niño de cinco años murió aplastado, luego de que su cabeza quedara atrapada entre la pared y una mesa del restaurante giratorio Sun Dial, uno de los más peculiares de Atlanta, Estados Unidos, ubicado en la planta 73 del hotel Westin Peachtree Plaza.

El Departamento de la Policía de Atlanta informó que el accidente ocurrió en una de las mesas cercanas a los ventanales en el que el mobiliario casi rosa con las columnas. En uno de los espacios que hay entre la pared y las mesas quedó atrapado Charlie Holt, reseñó Yahoo Noticias.

El restaurante posee un sistema de seguridad que detiene la rotación de la planta en caso de emergencias; sin embargo, en esta ocasión no se activó y esto ocasionó el suceso. El pequeño fue llevado al hospital, pero murió poco después a causa de la gravedad de las heridas.