Un niño resultó ileso luego de haber provocado una explosión mientras jugaba con fuegos artificiales en la ciudad de Ulanhad, al noreste de China.

En un vídeo captado este miércoles por cámaras de vigilancia, se puede apreciar la poderosa explosión ocasionada cuando el chico deja caer chispas de los fuegos artificiales a la tapa de un desagüe, informa el portal Shanghaiist.

La explosión se produjo cuando los fuegos artificiales entraron en contacto con el gas metano, producido por las aguas fecales de la alcantarilla.