Niños de La Guajira están en riesgo por falta de agua potable

316

La ONG internacional World Vision prende las alarmas y advierte sobre la grave situación que presentan instituciones educativas en La Guajira: estudiantes consumen agua de mala calidad, no hay baterías sanitarias con buena disposición de higiene y saneamiento, niños y niñas se exponen a enfermedades e infecciones por la falta de acceso a un recurso potable.

En La Guajira, de acuerdo con un diagnóstico hecho por el Ministerio de Vivienda, en promedio la población puede acceder al agua sólo 9.5 horas al día; y lo que es aún más preocupante, de 15 municipios ubicados en el departamento, sólo 3 tienen líquido de calidad.

Manaure es uno de los municipios que más llama la atención porque sus habitantes no cuentan con sistemas sofisticados que purifiquen el agua y deben comprarlo en carrotanques. Justamente World Vision visitó el territorio y fue testigo de las amenazas que ponen en peligro a la niñez y adolescencia.

En las escuelas rurales, la organización registró que los niños consumen agua contaminada, lo que podría provocar diarrea, cólera, fiebre tifoidea, poliomielitis y desnutrición agua o crónica. En ese territorio, según el Instituto Nacional de Salud, se han registrado en lo corrido de este año al menos 121 casos de niños y niñas que padecen desnutrición, la gran mayoría por la falta de acceso a agua potable.

Se advierte sobre la posibilidad de infecciones y enfermedades porque las comunidades educativas deben lavarse las manos en recipientes llenos de agua estancada, propiciando la propagación de vectores que transmiten enfermedades tales como el dengue o chicungunya.

“Acá hacemos lo posible por purificar el agua mediante un molino pero solo cuando hay brisa. Cuando no hace suficiente viento, debemos disponer del agua estancada y de días anteriores”, aseguró Arigna, rectora de una de las instituciones.

El mal estado de las baterías sanitarias les obliga a hacer sus necesidades en otro tipo de espacios que no son aptos y representan un riesgo para la seguridad, protección e intimidad de los estudiantes.

En últimas, luego de la visita que profesionales de la ONG hicieron a 10 instituciones, y otras aulas satélites, se insta al gobierno nacional y regional a trabajar arduamente en iniciativas que aseguren espacios educativos más seguros, con disposición de un recurso limpio y de calidad, contribuyendo a que los niños tengan una mejor salud y al mismo tiempo una buena educación.

“La falta de agua en las escuelas y colegios podría ser un motivo determinante para que haya deserción escolar. Los padres podrían ver estos lugares como un riesgo inminente debido a las enfermedades que podrían contraer sus hijos. Debemos trabajar de manera conjunta para que podamos hacer algo y transformar esta difícil realidad”, dijo Inmaculada Fernández, Gerente Regional de World Vision Colombia.