“No hay casas pa´ tanta gente”

927
Casa pa mi gente

Con los resultados de inscripciones en el programa de oferta inmobiliaria “Casa pa´ mi gente” para la población sisbenizada de Cartagena, ha quedado al descubierto y desvirtuado el supuesto déficit de cincuenta mil viviendas del que se ha venido hablando repetitivamente durante muchas administraciones de la ciudad.

De los 135.492 inscritos en la jornada; probablemente como admitidos queden 120.073, luego de depurarse el listado por erróneas y rechazo de 15.419 de ellas.

Si se tomare la cifra de los que posiblemente queden como admitidos, ésta representaría el 16% de los 736.089 vinculados o beneficiarios registrados en la base de datos del Sisbén en la ciudad.

Indiscutiblemente es una inmensa y descomunal deuda que tiene el gobierno distrital con la población pobre y vulnerable de Cartagena, producto de la injusticia social de la que han sido víctimas por muchísimos años, no solo este grupo, sino la población en general.

Aunque cierto es el manifiesto entusiasmo y valerosa iniciativa del actual gobierno, el de “Primero la Gente”, no es menos cierta que la escasa oferta de 972 viviendas, en este primer año, sólo alcanza a “mover la aguja” del déficit en el guarismo del 0,8%, si se tomaran los 120.073 como admitidos.

Tiene por lo tanto el alcalde Manuel Vicente Duque, y su equipo de gobierno, en especial el del Corvivienda, insistir con el gobierno nacional, con organizaciones privadas y filantrópicas, y aún, con gobiernos extranjeros, en la búsqueda de recursos económicos para seguir “torciéndole el pescuezo” a la crisis habitacional de la ciudad, que no sólo afecta a los grupos más vulnerables sino a todos los niveles socio-económicos de la población.

Algo curioso e igualmente preocupante de las cifras conocidas en esta oferta inmobiliaria “Casa pa´ mi gente” es que discriminados por actividad económica el número de los que acudieron y quedaron como solicitantes, se refleja prácticamente mucha similitud entre los clasificados dentro de los grupos de empleados, desempleados e independientes; los cuales representaron el 35, el 28 y el 33%, respectivamente.

Otro importante dato reflejado es que mientras las mujeres acudieron en número que representó el 69%, los hombres lo hicieron en solo el 31%; algo con lo que se denota el estado actual de la conformación del núcleo familiar cartagenero; condición que pueda estar reflejando la crisis social que nos afecta.

No podemos sustraernos tampoco acerca de la evidente situación económica de los cartageneros, en este caso, de la población sisbenizada, la cual en porcentaje del 61% acudió en búsqueda de solución habitacional con subsidio total; mientras solo un 39% lo hizo con el aporte de subsidio parcial.

Está entonces en las manos del alcalde Duque Vasquez comenzar a mitigar de manera certera las reiteradas promesas incumplidas por gobiernos anteriores en cuanto a soluciones de vivienda para los cartageneros; no olvidando que dentro de los no clasificados como población vulnerable, también existe importante déficit en cuanto a estas necesidades.


Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente