No se deje llevar por las once energías negativas más peligrosas

192

La inteligencia emocional es aquella capacidad que permite controlar las emociones y expresarlas de forma asertiva.

Aunque la palabra “inteligencia” suele estar ligada con conceptos relacionados con la memoria y la capacidad cognitiva, la mente es mucho más amplia y muy pocas veces las personas son conscientes del poder que pueden tener sobre su mundo interior.

El periodista Carlos Sánchez escribió el libro digital ‘Desahógate, guía de entrada a tu mundo interior’, que se puede descargar a tráves de su página web: www.carlossanchez.co/despierta-ya.

Allí habla sobre su proceso para salir de 14 años de adicción al juego, y de su entendimiento de que la fortaleza para superar ese problema estaba dentro de él.

“Intenté con millones de cosas que me permitieron ver que la verdad estaba dentro de mi y que si yo no construía un mundo interior propio, jamás iba a salir de ese entorno nocivo”, explica Carlos sobre la forma en la que superó su adicción, una lucha en la que trabaja todos los días.

El autor ofrece en su libro algunas pautas para el manejo de once emociones. “No se deben entender como buenas o malas, la idea está en sentirlas, darles su lugar y seguir adelante. Hay que liberarse de las cosas negativas que no te llevarán a ningún lugar, por el contrario, te limitarán y te robarán tiempo valioso”.

A continuación, hacemos un breve resumen sobre once emociones poderosas

  1. IRA: Es una emoción primaria, muy tóxica, que genera en los individuos una enorme incapacidad de manejarla, llevándolos a desatar sentimientos destructivos. Sin duda es la más violenta de todas las emociones humanas. Como tratas serás tratado. Es peligrosa porque genera una reacción, es decir, un conflicto entre dos personas. Sin embargo, es aún más peligrosa cuando no se saca, sino que se guarda y como una olla a presión explota en cualquier momento.
  2. Miedo: “Los monstruos no están debajo de tu cama, están dentro de tu cabeza”, es la mente quien dice qué creer y en qué no. El miedo muchas veces es positivo, porque el temor puede evitar que hagamos cosas que en el interior sabemos que nos harán daño. La valentía no es la ausencia del miedo, es el conocimiento y la destreza para controlarlo. En lugar de evadirlo, confróntelo, haga un análisis de a qué es lo que le teme, imáginese como vencedor y haga que pase.
  3. Envidia: Sin duda el mundo de hoy sufre de envidia. Pareciera que no toleráramos ver al otro feliz y pleno como ser humano, porque nuestros propios fantasmas nos están recordando nuestra incapacidad para conquistarnos y comprendernos.
    Si se le da vuelta a la envidia, y se le toma como un motor para alcanzar eso que se sueña o que llama la atención en otra persona, puede ser un increíble aliciente para superar los fantasmas y encontrar el camino hacia el éxito.
  4. Ansiedad: “Un grito del alma presa de sí misma”. Hay que tener cuidado porque el acto de luchar contra la ansiedad puede provocar más estrés. Las personas con ansiedad tienden a hacer respiraciones más rápidas o a tomar más oxígeno del que necesitan. Esto se llama “hiperventilación”, y es responsable de muchos de los síntomas de ataques de ansiedad. Se aconseja entrenar al cuerpo para respirar más despacio y mejor, de tal forma que el cuerpo reciba el oxígeno necesario.
  5. Celos: “En los celos están intrínsecos el afán de posesión, el temor a la pérdida, ciertas dosis de egoísmo, actos de violencia, pulsión de muerte y una estrecha relación con el erotismo”. Son propios de personas inseguras.
    Cuando aparecen de forma ocasional y ante la mirada o el halago de un tercero pueden resultar simpáticos, pero a largo plazo no tienen ningún beneficio. Recuerde que nadie pertenece a nadie, la pareja existe porque dos personas deciden voluntariamente estar juntos.
  6. El apego: “Yo me apego, tú te apegas, él se apega, nosotros nos apegamos, ustedes se apegan, ellos y ellas se apegan”. Es una dependencia que muy pocas veces se evidencia como útil, debido a que implica poner en manos de otra persona la posibilidad de ser feliz. Se anteponen los deseos, los sueños y las creencias de otro. Se cae fácilmente en los chantajes emocionales, se asumen culpas imaginarias y se sacrifica la felicidad y la tranquilidad, para dársela a otros.
  7. Adicciones: “El infierno de la vida. Una persona autodestructiva es una persona sin amor propio, con poca confianza en sí misma, con un deseo interior permanente de agresión. Suelen tener una sensibilidad muy alta. Todos tenemos un sentimiento latente de autodestrucción, es por eso que es vital fluir, dejar ir y encontrar el poder que está dentro de nosotros. En la medida en que se le da poder a la voz interior negativa, se pierde el control para salir adelante”.
  8. Autoestima: “El primer paso hacia el éxito es quererse a si mismo”. La autoestima es importante porque la valoración de si mismo es la fuente de la salud mental, es la idea que usted tiene de si mismo y tiene grandes efectos en su pensamietos, emociones, valores y metas. La baja autestima lo va a hacer sentir inapropiado en la vida y lo va a llevar a creer que usted no merece cosas buenas. Sus elecciones serán erróneas y sus metas serán negativas y tendrá comportamientos destructivos.
  9. Soberbia: El mandamás inseguro. Es propio de personas que están buscando y desean con anhelo tener reconocimiento y distinción por parte de los demás. Esto cobija a todas las personas que desean controlar a los demás, que no aceptan que cada quien tenga su propia opinión o un gusto diferente. Si bien es necesario que toda persona reconozca su capacidad y su valor, siempre es mejor demostrarlo con hechos. Existe una línea fina entre ser muy confiado y tener un ego fuera de control.
  10. Culpa: “Soy culpable por el solo hecho de haber nacido”. Asumir la responsabilidad frente a todo tipo de circunstancias no lo hace estar al frente de la situación, por el contrario, le otorga un peso de remordimiento que no le ofrece ninguna solución. Los sentimientos de culpa atan al pasado o a determinadas personas. Ser conscientes de que esos sentimientos están equivocados, libera. La culpa hace a las personas más débiles y víctimas más fáciles de las relaciones tóxicas.
  11. Pereza: “La pereza esta asociada con el aplazamiento permanente de los objetivos, sueños y metas”. Hace que su atención se disuelva con cualquier otra actividad, disolviendo el objetivo principal por el cual quiere luchar, alejándolo de sus objetivos, de su verdadero éxito y desarrollo. Muchas veces se origina por falta de motivación, si su trabajo no le gusta, ni le apasiona, cámbielo o trate de encontrar una actividad que le genere emoción y sensación de triunfo.

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente