¿No te funcione bien el wifi? Así podrás ‘cazar’ al vecino que te roba internet

218

CibercriminalTras pagar mes a mes la conexión a internet, puede que no haya nada más molesto que descubrir que uno de tus vecinos se aprovecha de ti para navegar por la Red a sus anchas sin tener que gastarse un euro.Las primeras sospechas pueden aparecer si, de pronto, tu conexión es demasiado lenta. Sin embargo, hay formas de confirmar tus peores temores y, por suerte, evitar que el gorrón de turno siga utilizando tu red wifi.

Para empezar, nada mejor que comprobar qué dispositivos hay conectados a tu red doméstica. Saberlo es posible gracias a programas como Wireless Network Watcher. Otra opción es Fing, que cuenta con aplicación para dispositivos Android o iOS.

La función de este tipo de ‘software’ es escanear la red wifi para averiguar qué dispositivos hay conectados a ella. Utilizando alguno de esos programas podrás saber si se ha colado un extraño en tu ‘router’: si no identificas alguno de los cacharritos que aparece en la lista, habrás cazado al vecino aprovechado con las manos en la masa.

Cerrando puertas

A partir de ahí, solo tendrás que evitar que el intruso siga aprovechándose del servicio de internet que tienes contratado. Sobre su identidad no podrás saber más (a menos que acudas, puerta por puerta, a comprobar la dirección IP de tus vecinos), pero lo importante será impedir que siga robando tu wifi.

No obstante, la opción más recomendable es ocultar cómo se llama tu red. A través del menú de configuración del ‘router’, podrás hacer invisible el SSID, el nombre de la red. De esta forma, solo aquellos que sepan el nombre podrán acceder a tu wifi. Para los demás, ni siquiera existirá.

Esa sencilla medida debería ser suficiente para acabar con el típico vecino que roba internet para ahorrarse unos euros todos los meses. No obstante, también existe la posibilidad de que la lentitud de la conexión se deba a que hay demasiados dispositivos (tuyos) en ella de forma simultánea o, simplemente, a que el servicio esté dando fallos. Eso sí, si la velocidad lenta es una constante y sospechas, nada mejor que salir de dudas para cortarle el grifo al gorrón.

Califica la noticia

Permitida su reproducción total o parcial citando la fuente