Novartis rechaza la decisión del Ministerio de Salud

410

Novartis rechaza la decisión del Ministerio de Salud sobre la Declaración de Interés Público (DIP) y el establecimiento de un control adicional sobre el precio para nuestro medicamento, Glivec® (Imatinib). Esta medida es injustificada y establece un precedente nocivo que perjudica la innovación y puede tener consecuencias negativas para los pacientes de Colombia.

La compañía considera que la nueva metodología de precios propuesta por el Ministro de Salud no es justificada, ya que el precio de Glivec® actualmente está por debajo de los límites establecidos por la metodología de precios vigente. Adicionalmente, Glivec® está en el Plan Obligatorio de Salud y las versiones genéricas no infractoras de Imatinib están actualmente disponibles en el mercado, las cuales están siendo empleadas por los pacientes colombianos. Además, no hay pruebas o evidencia de reclamos relacionados a que los pacientes que necesitan el tratamiento hayan tenido dificultades para acceder a él.

Novartis es consciente y comprende los problemas financieros que enfrenta el sistema de salud de Colombia y está comprometida con la búsqueda de soluciones en beneficio de los pacientes, la innovación y la economía. Sin embargo, la adecuada y eficaz protección de los derechos de propiedad intelectual es esencial para permitir que las compañías de investigación puedan llevar medicamentos innovadores, como Glivec®, a los pacientes. La defensa de estos derechos es fundamental para atraer y mantener las inversiones en investigación y para fomentar el crecimiento económico.

Con esta decisión el gobierno colombiano está socavando el valor de la patente de Glivec, al establecer su precio al nivel más bajo de los genéricos observados en el mercado de referencia internacional.

La decisión equivocada de usar como referencia el precio de los productos genéricos para establecer el de las medicinas protegidas por patentes, amenaza el sistema de innovación en América Latina y afecta negativamente a los pacientes de la región.

Compartir
Artículo anteriorEl negocio de la mente
Artículo siguienteCuando la cura mata