Julían Ratatine, un pintor profesional de prestigio, de esa tierra de artistas, como es Soria, tierra de Machado de la que él decía:

“Es el campo undulado, y los caminos
ya ocultan los viajeros que cabalgan
en pardos borriquillos,
ya al fondo de la tarde arrebolada
elevan las plebeyas figurillas,
que el lienzo de oro del ocaso manchan.”

En ese lienzo brilla este pintor, que expone en las más prestigiosas y reputadas galerías de España como es la Galería de Arte Ángeles Penche. de Madrid o en prestigiosas galerías internacionales en Bruselas y Luxemburgo, entre otros.

Un joven maduro, con arte vivo y en constante evolución, creador e impulsor de un nuevo movimiento artístíco  “Arte 64” que nace en esas maravillosas tierras.

Un proyecto al que se unieron diferentes artistas multidisciplinares. Alquilaron un viejo taller dedicado a las artes (pintura, vidrio , cerámica) que regentaba  Jesús Sanz Barrera y que falleció en 2016 y que gracias a la inmensa generosidad de sus propietarios se mantiene con el firme compromiso de que siga sirviendo para promocionar el arte e intentar vivir de las obras que magistralmente realizan.

Julián es un pintor que hace acrílico y óleo un poco de todo: impresionismo, abstracción, figuración.  Como todo buen artista dependiendo del estado de ánimo, lo mismo que hacía la genialidad de Picasso.

Una vez ya instalados en su estudio, en medio de unos vigilantes siempre atentos, llenos de colores, con poses apasionadas, místicas, sublimes, dramáticas, algunas de ellas con rostros que muestran los sentimientos de muchos momentos de meditación y de entrega al trabajo, que disfruta Julián.

Dimos inicio a nuestra entrevista, ¡claro está!, acompañados de un exquisito café acompañado de una amplia variedad de tostadas de” El Cielo Gira Soria” , un local que el creo,  un lugar de actuaciones, en donde han tocado los españoles “Los Trocolos”  o los suecos “Scumbag Millionaire”  que regenta, un zaragozano, como marca la buena tradición y sobre todo a hora temprana.

  • Háblanos de tu infancia, de tu juventud, adolescencia y como no del arte….¿Cómo empezaste dentro del mundo del arte? ¿ De dónde viene lo de Ratatine?

Yo, desde muy pequeño, me fascinaba el dibujo y el arte. Recuerdo que tiraba de todo lo que encontraba, agua, harina, carbón con el que pintaba, incluso le robaba a mi madre los lápices de labios para pintar.

En mi adolescencia, en los años 70, ya gané varios premios en concursos de dibujo de Madrid y eso me demostró no sólo mi inclinación, sino mi capacidad hacia el dibujo y el arte.

De mayor, en la edad adulta me dediqué a otras cosas y trabaje en entornos diferentes al arte y al mundo de la pintura, pero siempre he estado vinculado y ligado a la pintura.

  • Cuando tú decidiste por la pintura ¿no tuviste objeción por parte de tus padres? ¿Te pedían que te dedicaras a otra cosa?

Como te he dicho, ya de adulto entré a trabajar en el mundo de la construcción, concretamente en una multinacional australiana. La verdad es que a mis padres no les agradaba mucho el tema de las bellas artes, ni yo puse demasiado empeño, para ser sinceros.

Eran otros tiempos y había que buscarse el sustento, el pan de cada día de otra forma y en mi caso fue la construcción.

  • ¿De dónde viene lo de Ratatin?

Es mi pseudónimo, yo me llamo realmente Julián Emilio Llorente. Picasso siempre me impactó y su obra ha sido una de mis inspiraciones, soy un enamorado de la obra de ese gran pintor.

Estaba leyendo su biografía y decía que era una expresión muy utilizada por él y que significa “encoger”. Dada mi admiración por su obra opte por adoptarlo como mi nombre artístico.

  • El mundo del arte es especialmente duro y trabajoso y más si se quiere vivir de él. Es entonces que alguna vez en tu vida ¿has pensado en tirar la toalla?

El mundo del arte es muy duro y complicado. Hay muchos artistas, hombres y mujeres, realmente buenos pero si no tienes un buen marchante que mueva tu obra, que crea en ti , es realmente complicado llegar a grandes galerías, grandes exposiciones y vender a los precios que quieres vender.

Del mundo del arte tenemos una idea equivocada. Creemos que el artista se levanta cuando quiere, pinta cuando le apetece y nada más lejos de la realidad.

Hay que trabajar mucho y muy duro. Hay que buscar la innovación, materiales diversos y darle muchas vueltas a la cabeza.

Tirar la toalla nunca, el arte no es un trabajo, es una pasión. Es estar buscándote a ti mismo, al menos en mi caso, y en ese caso no tienes prisa en encontrarte.

Además, la motivación es una parte muy grande e importante cuando pintas y trabajas el arte.

Si sale algo mal significa que tengo que mejorar, que tengo que aprender de mi error.

Es muy importante disponer de apoyos en compañeros y compañeras con los que compartir vivencias y enseñanzas., como utilizar materiales, como emplear el dibujo. Lo que tengo muy claro es que tirar la toalla nunca.

  • ¿De alguna manera el arte es todo en tu vida?

En este momento lo es todo. En estos momentos vivo sólo, nadie depende de mi. También leo mucho, veo cine, teatro, y todo lo relacionado con lo que la palabra arte lleva implícito.

Especialmente estos doce últimos años en los que me he profesionalizado, más si cabe, y todos los días me levanto pensando en pintar.

  • ¿Tus sueños?

Mis sueños, no muchos y con la edad que tengo menos. La verdad es que tampoco los tenía de joven. Soñar y desear, no va conmigo. Los logros vienen con trabajo y con un poco de suerte y mucha lucha diaria.

Los sueños, si son grandes, no se van a alcanzar y si son pequeños, son realidades que tienes que conseguir con esfuerzo, inteligencia y mucho trabajo. Poco más, la verdad es que ahora no tengo ni sueño por las noches y eso sí que es un problema.

  • Coméntame ¿Cómo es un día de la vida de Julián Ratatin?

Muy normal, una vida cualquiera, una vida de un currante. Yo soy mi propio jefe y la verdad que soy muy duro conmigo mismo.

Me levantó antes de las ocho de la mañana, leo la prensa, desayuno, hago algo de bicicleta y me dedico a pintar toda la mañana.  Como y, en ocasiones, hasta duermo la siesta y por la tarde nuevamente a pintar. La verdad es que no conozco las fiestas, pinto de lunes a domingo, una vida muy normal.

  • ¿Qué artistas han influido en tu obra? O ¿en tu manera de pintar?

La verdad que muchos, tengo la influencia de muchos y de nadie. Mi arte nace del alma, no empleo modelos, ni bocetos, ni fotografías. Si me apetece pensar en una silla la pinto y ya está.

Como he dicho antes me fascina la obra de Picasso, que pintaba una cara  con una facilidad pasmosa con cuatro rasgos conseguía la perfección, eso es propio de los genios, algo brutal.

Mi pintura se caracteriza por emplear colores fuertes, muy vivos, muy alegres. Utilizó mucho los colores primarios y rozo el Pop Art, con pintores como Andy Warhol, Richard Hamilton, Roy Lichtenstein, entre muchos.

Me encanta la pintura de Edvard Munch, Picasso, Van Gogh, pintores renacentistas, Frida Kahlo, muchos, no tengo la idea de un pintor concreto para seguirlo.

  • ¿Con que técnica te siente más a gusto para trabajar?

Muy buena pregunta. La verdad que yo no soy un pintor al uso, casi no utilizo pinceles. Cuando vienen al taller, al estudio se sorprenden pues sólo tengo 10 ó 12 pinceles viejos.

Pinto mucho con sprays, me siento muy cómodo, con acrílicos, con trapos, con esponjas y sobre todo con los dedos.

Siempre tengo las manos llenas de color. Ahora me estoy centrando en pintar sobre fotografía, pinto con spray, pego trapos. La verdad es que trabajo con todo lo que cae a mis manos y sobre todo con lo que me apetece.

  • ¿Cómo afecta esta pandemia al arte y como piensas que soluciones verías necesarias para el necesario mundo de la cultura?

Que puedo decir a esta pregunta. Los artistas no podemos decir, ni más, ni menos que puedan decir los panaderos, los hosteleros, los mecánicos, los ingenieros. Esto afecta a todo el mundo.

No tenemos donde exponer y si se hace es con mucho riesgo, muchas restricciones y mal, la verdad es que no podemos vender o se vende muy poco. La gente tiene miedo a salir, de gastar.

Medidas necesarias, son los políticos, los que las tienen que dar. Pienso que las diferentes instituciones, ayuntamientos, diputaciones, especialmente a la gente profesional y que vivimos del arte deberían darnos espacios para exponer y ayudarnos en el sentido del transporte, bueno de las infraestructuras que se precisaran. Creo que los tiros deberían ir por ahí.

  • ¿Qué virtud o defecto tienes?

Voy a comenzar por los defectos. La verdad es que tengo muchos. Esta pregunta es más bien de un gabinete de psicología, pero voy a intentar contestarte.

Defectos tengo unos cuantos e importantes. Intento ser modesto, a veces uno se viene arriba, intento tener los pies en la tierra, intento saber que tengo que crecer como persona y como artista constantemente.

Defectos que pueda que no tenga, pero como cualquier humano, están ahí y hay que mantenerlos a raya.

Virtudes, bueno , pienso que la constancia y que soy muy peleón. Opino que es una virtud sino se te come el tiempo, el mundo y en definitiva la vida.

Nuestra conversación continúo todavía un rato más, y la finalizamos en medio de risas y nuevos comentarios al margen de la entrevista. Un personaje fantástico y generoso en sus atenciones, generoso en su trabajo y, sobre todo… un gran pintor, apasionado por su quehacer artístico, sin dejar de lado esa parte importante del ser humano: la sencillez y amabilidad.

Por: José Luis Ortiz