Nuevos escritores, nuevos emprendedores de sueños

456
Carlos Javier Jarquín, conocido literariamente como El Chico Poeta

“Yo no escribo porque vivo, yo respiro porque escribo.”
Carlos J. Jarquín

Carlos Javier Jarquín es un joven nicaragüense de apenas 30 años, que reside en Costa Rica. Un joven maduro y consumado autor, que, a pesar de su juventud, ya es poeta, escritor, columnista y periodista. Cultiva diferentes géneros literarios y todos con la misma maestría y brillantez: desde la poesía, pasando por las crónicas y hasta las entrevistas y muchos más. Reconocido en diferentes países como Estados Unidos, México, España, Nicaragua, Ecuador, Panamá, Argentina, Colombia, Chile y tantos más.

Un escritor con corazón de poeta y con la curiosidad de un tierno infante que lleva consigo un amor desmesurado, incondicional y solidario por las letras y por la humanidad; pues antes que escritor es un ser humano, como él afirma. Ama la vida, ama a las personas y ama la buena literatura. Al comenzar tan joven, ha ido moldeando su obra brillantemente y puliendo su arte y su palabra como un diamante. Hablamos del Chico Poeta, Carlos Jarquín y de una obra de referencia que nadie puede ignorar ni perderse.

Es un ejemplo positivo e inspirador de la generación del milenio, que sabe utilizar las nuevas tecnologías con un criterio audaz, frente al uso indiscriminado y falto de miras, que se hace, generalmente, de estas. Además, de que la usa en función de las artes, las letras y la cultura.

Carlos Jarquín es el “nuevo humanista del futuro”. Una referencia para el mundo futuro, un mundo que a pesar de todo lo que está ocurriendo, sigue creyendo y apostando por lo esencial: la libertad y la sensibilidad. Estamos frente a palabras con aroma de vino de diente de león, ante un autor, explorador de un futuro incierto, que habla desde la posición de un simple mortal, con sus gustos y aficiones pasajeras, con sus fallas y también grietas por donde se filtra la luz de la esperanza, la luz de los sueños. Un poeta que, en definitiva, tiene los pies bien puestos en la Tierra, pero el corazón apunta hacia las estrellas.

Por: José Luis Ortiz, (España)
Escritor, poeta, guionista y columnista nacional e internacional