¡Ojo!, acumulación de basuras electrónicas puede afectar gravemente la salud

Por sí solos, estos residuos no afectarían a personas ni al ecosistema, pero al manipularlos de manera incorrecta se aumenta el riesgo de exposición ante sustancias peligrosas, las cuales se encuentran dentro de los aparatos eléctricos y electrónicos.

232

Según el reporte del 2014 sobre el monitoreo global de los desechos electrónicos realizado por el Instituto para el Estudio Avanzado de la Sostenibilidad de la Universidad de las Naciones Unidas, la generación mundial de los residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos en ese año fue de aproximadamente 41 millones de toneladas y se espera que crezca a 49 millones de toneladas al 2018.

Datos de acumulación de basuras electrónicas

• Solo el 16% de los residuos electrónicos son bien gestionados, el resto se desecha erróneamente. El mal manejo de los residuos electrónicos puede liberar sustancias químicas peligrosas que conducen a la contaminación del ambiente y puede afectar la salud humana.
• Por lo menos el 3% de los componentes de la basura electrónica mal reciclada afecta la salud de las personas.

Pero, ¿cómo afectan estos residuos a la salud humana y el medio ambiente?, la Direccción Ejecutivo de EcoCómputo, comenta que la composición de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos es muy diversa, llegando a contener hasta más de 200 elementos diferentes, de los cuales hay varios elementos potencialmente peligrosos para la salud humana. Generalmente en los equipos encontramos hierro y acero representando el 50% del residuo, seguidos por plásticos que se encuentra en un 21%, además de vidrio, tarjetas de circuito impreso, cerámica, caucho y otros materiales.

Entre los elementos peligrosos está el plomo el cual es una sustancia tóxica que se va acumulando en el organismo afectando el cerebro, el hígado, los riñones, los huesos y los dientes. Encontramos también el mercurio el cual incluso en pequeñas cantidades es perjudicial para el sistema nervioso e inmunológico, el aparato digestivo, la piel y los pulmones, riñones y ojos. Y el arsénico el cual puede causar intoxicación crónica además de la aparición de lesiones cutáneas y cáncer de piel.

En el medio ambiente estas sustancias también producen estragos, las plantas absorben con mucha facilidad el arsénico lo cual estando cerca de cultivos provoca contaminación de los alimentos. El plomo es un elemento químico particularmente peligroso, y se puede acumular en organismos individuales, pero también entra en las cadenas alimenticias cuando es absorbido por el suelo.