Por unanimidad, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, ONU, adoptó este lunes la resolución mediante la cual se aprueba una segunda Misión de Paz en Colombia, con la responsabilidad de verificar la reincorporación de los integrantes de las Farc a la vida civil y las condiciones de seguridad en ese proceso, la siguiente etapa de la materialización del acuerdo del fin del conflicto firmado en noviembre pasado entre el gobierno y el grupo guerrillero.

La misión iniciará formalmente sus funciones el 26 de septiembre de este año, y con una duración inicial de 12 meses.

La Resolución 2366 fue adoptada por el voto de los 15 miembros del organismo, presidido por China, en sesión cumplida en la mañana, con la presencia de la canciller colombiana, María Ángela Holguín, quien intervino al final para agradecer la decisión y reiteró el compromiso inquebrantable del gobierno colombiano con la paz y el cumplimiento del acuerdo del fin del conflicto.

El Consejo de Seguridad de la ONU está integrado por China , Francia , Federación de Rusia , Reino Unido y Estados Unidos, miembros permanentes; y 10 miembros no permanentes elegidos por un período de dos años por la Asamblea General: Bolivia (2018), Egipto (2017), Etiopía (2018), Italia (2017), Japón (2017), Kazajstán (2018), Senegal (2017), Suecia (2018), Ucrania (2017) y Uruguay (2017).

Tras la aprobación de la resolución intervinieron los distintos representantes diplomáticos, quienes coincidieron en resaltar como histórico el proceso de paz firmado en Colombia.
La nueva misión fue solicitada por el presidente Juan Manuel Santos en una misiva dirigida al Consejo y al secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, el pasado 5 de junio.

Esta segunda misión tendrá la responsabilidad de verificar la reincorporación de los guerrilleros a la vida civil y las condiciones de seguridad en ese proceso, la siguiente etapa de la materialización del acuerdo del fin del conflicto, firmado en noviembre pasado entre el gobierno y las Farc.

El 27 de junio culminó, con la entrega de las armas individuales por los integrante de las Farc, la fase supervisada por la primera misión política de la ONU, que había sido creada por el Consejo de Seguridad en enero de 2016.
Según adelantaron diplomáticos, bajo condición de anonimato, el proyecto de resolución que se aprobará este lunes fija el comienzo de la misión para el 26 de septiembre de este año, y con una duración inicial de 12 meses.

De hecho el pasado 30 de junio después de conocerse el informe del Secretario General al Consejo de Seguridad sobre la Misión de la ONU en Colombia, varios países miembros del Consejo dieron su apoyo a la gestión de la actual misión, así como el establecimiento de la segunda Misión solicitada al inicio de este mes por parte del Presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

“Apoyamos firmemente el envío de una segunda misión a Colombia”, dijo el embajador de Suecia ante el Consejo de Seguridad, Olof Skoog.

En sus intervenciones, los representantes de Suecia, Uruguay, Kazajstán y Bolivia (actual Presidente del Consejo) destacaron el papel de la actual Misión de la ONU y felicitaron al Gobierno de Colombia y a las FARC-EP por su compromiso en el cumplimiento de los acuerdos.

“Los colombianos vienen dando un ejemplo al mundo demostrando con hechos que vale la pena apostarle a la paz”, resaltó Elbio Roselli, embajador de Uruguay ante el Consejo de Seguridad. “El verdadero coraje se demuestra luchando por la paz y no haciendo la guerra”, apuntó Roselli.

Por su parte, el Representante Especial del Secretario General y Jefe de la Misión, Jean Arnault, señaló que: “nos sentimos honrados por la solicitud del Gobierno de Colombia y de las Farc de establecer una segunda misión de verificación”.

“La convicción expresada por ambos líderes (Presidente Santos y Timoleón Jimenez) que la mitad de un siglo de guerra ha terminado es confirmada por la verificación de la Misión”, añadió Arnault.

Una vez concluido el proceso de dejación de armas este 27 de junio por parte de las Farc, la Misión continuó en su trabajo de extracción de caletas y destrucción de explosivos, explicó Arnault.

En el informe al Consejo de Seguridad, Arnault propuso considerar aplicar la experiencia del Mecanismo tripartito de Monitoreo y Verificación (MM&V) en otras situaciones del mundo.

“Pensamos que los méritos de este enfoque tripartito por el cual las dos partes participan directamente en la verificación del cumplimiento mutuo, con apoyo y coordinación de la ONU, están bien establecidos; y aunque su éxito se debe mucho a la confianza que se generó entre las partes en la mesa de negociaciones, tal vez se desee considerar si podría aplicarse de manera útil a otros procesos de paz”.

En la sesión también participó la embajadora de Colombia ante Naciones Unidas, María Emma Mejía, quien agradeció el apoyo del Consejo de Seguridad y de la comunidad internacional al proceso. “Me honra estar aquí como representante de un país que le dijo adiós a las armas coma parte de un esfuerzo monumental en el que los colombianos hemos insistido una y otra vez a lo largo de los años”, dijo la embajadora.

El Consejo de Seguridad tramitará este lunes la solicitud formulada por el presidente Santos el pasado 5 de junio sobre una segunda Misión de la ONU para “verificar el proceso de reincorporación política, económica y social de las Farc y la implementación de medidas de protección y seguridad personal y colectiva y de los programas integrales de seguridad y protección para las comunidades y organizaciones en los territorios, entre otros temas”, tal como se acordó entre las partes en el pacto del fin del conflicto.