En la ciudad de Cartagena, son seis los años que la Fundación Operación Sonrisa Colombia lleva trabajando de la mano con la Corporación Universitaria Rafael Núñez, para mejorar la calidad de vida de niños y niñas con labio fisurado y paladar hendido que hacen parte del departamento de Bolívar y de algunos lugares de la zona norte de Santander.

Esta es la tercera jornada del año, que va desde el 14 y 15 de junio de 2018, en la que Fundación Operación Sonrisa y la Uninúñez atenderán a 76 niños y niñas que tienen procesos de seguimiento de Odontopediatría. La misión de las instituciones es que haya una atención integral que le permita a los menores y a sus familias inclusión social.

Desde nuestra Corporación son voluntarios los especialistas en Odontopediatría Patricia Castro, directora del Programa de Odontología, y el docente Jaime Plazas Román. Las instalaciones y recurso humano de la institución representan el apoyo al Plan de Atención Integral de la Fundación, y la labor radica en realizar los tratamientos integrales a los pacientes, a los que en ocasiones se suman estudiantes de IX semestre de la Corporación.

Para el docente Plazas, es importante el voluntariado no sólo del que desde su profesión realiza, sino también el acompañamiento que sus estudiantes puedan hacer en esta experiencia social y médica, parte fundamental para la formación profesional. Plazas señala que “la proyección es que nuestros estudiantes lleguen a la vida laboral y sepan los protocolos para la intervención y manejo de pacientes con niveles de complejidad alta, o con alguna discapacidad”.

Sobre Operación Sonrisa

Es una fundación creada en Colombia en 1994, y su finalidad es realizar intervenciones quirúrgicas y ofrecer un tratamiento integral; interdisciplinario y especializado a pacientes con patologías de LPH. Operación Sonrisa ha estructurado su Plan Nacional de Atención Integral PANAI, que tiene cuatro fases: la primera es Ortodoncia, la segunda Odontología General, tercera Odontopediatría y la última fase es la jornada de cirugías, a las que de manera transversal se unen otros componentes de rehabilitación en habilidades sociales, atención psicosocial y prevención en salud oral.

La Fundación hace transferencia de conocimientos a especialistas de la salud y población en general sobre las generalidades de la patología de labio fisurado y paladar hendido. En este momento la Fundación y los voluntarios -entre ellos nuestra Corporación-, se encuentran elaborando protocolos para las universidades que quieran participar de esta misión, y la idea es que desde los programas de Odontología del país se cuente con información suficiente para el manejo de pacientes con LPH.